“Que vive una religiosa de clausura cuando recibe cartas de los internos”

Carta de una religiosa de las M.M. Dominicas a los internos         


IMG_1623Querido D. José Luis: ¡Qué gran sorpresa su carta!
.

Yo quería escribir a nuestros hermanos que nos escriben desde la prisión. Estamos con ustedes y pedimos por sus necesidades y familias.

Quería felicitarles porque han encontrado a Jesús en su camino. Santa Teresa Benedicta de la Cruz tiene una hermosa frase que dice: SÓLO JESUCRISTO CRUCIFICADO ES EL ÚNICO QUE NOS PUEDE AYUDAR. Esto es una verdad muy grande.

Yo rezo por ustedes, pero también ustedes pueden rezar. Para rezar no hay que saber mucho. Sólo hay que hablar con Dios lo mismo que hablas con la persona que más quieres.

Lo mismo que hablas con tu esposa, o con tu madre, o con tus hijos, Dios te escucha lo mismo. Dios no te ha abandonado, está a tu lado, cerca de ti, en tu corazón, en lo más íntimo de tus entrañas; cuéntale, pídele, escúchale… ¡verás cuanto te quiere!

Para El somos niños pequeños traviesos. El nos quiere siempre, siempre nos busca, siempre nos mima, siempre está a nuestro lado. Escúchale y verás como la vida es diferente.

Jesús es el tesoro más grande que una persona puede tener. Ya que lo has encontrado, no lo dejes perder.

          Os quieren y rezan por ustedes,

                                                 Las M.M.. Dominicas de Jaén