CONVIVENCIA CON LA PARROQUIA DEL SALVADOR

ESTA ES LA IGLESIA EN LA QUE CREO

ÁLBUM DE FOTOS

           El día 9 de febrero los internos del C.P. realizaron una salida-excursión a Jaén; invitados por el grupo de Cáritas de la Parroquia del Salvador.

         Un grupo de la Parroquia del Salvador, junto al Capellán y los voluntarios de Pastoral Penitenciaria recibimos a los chicos en la Plaza de la Constitución; una vez que nos presentamos y saludamos, fuimos a desayunar. Los churros, tostadas, chocolate y café, nos dieron fuerzas para emprender nuestro recorrido turístico al Castillo de Jaén.

         Aparcados los coches y viendo el panorama, los chicos no cesaban en exclamaciones, ya que la mayoría no conocían el Castillo. Las explicaciones del guía, que nos estaba esperando, nos hicieron adentrarnos en siglos pasados; conforme se iban visitando las distintas dependencias el interés y la admiración crecían, creciendo a su vez las relaciones entre unos y otros.

         Visitamos “La Cruz” y contemplamos la ciudad de Jaén, con explicaciones y ubicación de los monumentos más destacados. Todos se querían hacer fotos en los lugares más insólitos, eran niños que disfrutaban de un día maravilloso y el Capellán maquina “en ristre”.

           Los coches nos llevaron a la Parroquia del Salvador, fuimos recibidos por el resto de voluntarios de Cáritas y por el Párroco, que nos dirigió unas bonitas palabras de acogida “…en esta Parroquia, siempre seréis bien recibidos, contad con todo aquello que podamos hacer por vosotros, ¡ojalá ! vengáis después de vuestra libertad. La Iglesia estará siempre a vuestro lado…”.

          Buenos aperitivos y apetitosa comida, que los chicos comieron con placer y no digamos los dulces y bombones. Después del café nos reunimos en el salón, para contarnos “qué había significado este día para cada uno”.     Recojo algunas impresiones:

  • Alguno que repetía esta salida dijo: “Cuando os he saludado, esta mañana, me di cuenta que éramos hermanos, la amistad que se creó el año pasado permanecía; esto no es cosa humana”
  • Agradezco todo lo que hacéis por nosotros, nos sentimos personas.
  • Gracias por toda la preparación y por vuestra acogida, al sentarme a tu lado, sentía que era mi madre la que estaba junto a mí, refiriéndose a una voluntaria de Cáritas de El Salvador
  • Soy tímido, pero quiero agradecer la forma en que nos habéis tratado, es como si estuviera en familia.
  • Alguien de los anfitriones comentó: “Os agradecemos que hayáis venido, para mí ha sido muy importante conoceros y sentirme una con vosotros.”

Terminamos con la celebración de la Santa Misa, en un clima de fraternidad especial, la parroquia de El Salvador en verdad estaba DE MISIÓN en las periferias.

Comentarios cerrados.