DOCUMENTOS

-ÁREA RELIGIOSA      – ÁREA SOCIAL    -AREA JURÍDICA

AREA JURIDICA

Modelo Informe Psicosocial

REC CONTRA CLASIF INICI 2 GRADO O REGRES

REC CONTRA MANTEN EN 2 GRADO Y SOLIC 3 SIN MITAD CUMPLIDA

SOLIC EJEC 3 GRADO AUN CON RECURS FISCAL

SOLIC LIMIT DE PENAS ART 76 1 CP

Acuerdo Iglesia-Estado

Del sueno de la reinser

.

Respuestas alternativas

MEDIACION PENAL ANALISIS Y PROPUESTAS

.

ELEMENTOS NECESARIOS Y PISTAS ACONSEJABLES PARA INICIAR LA MEDIACIÓN II

MIRANDO EL ABISMO

AREA SOCIALVoluntariado y prisión
El contexto social de la cárcelLa Cárcel y los hombresmujeres presas

AREA RELIGIOSA

Carta del Señor Obispo con motivo del Día de La Merced 2008

EN LA CÁRCEL, pero muy queridos

Los Apóstoles Pedro y Pablo estuvieron en la cárcel y los cristianos rezaban por ellos, no los olvidaban. Pedían el consuelo de Dios y que pronto pudieran reintegrarse a la familia de la Comunidad. Ellos desde su oración se sentían libres.

Ntra. Sra. de la Merced y los presos

El próximo día 24, celebramos en la Iglesia una fiesta mariana, bajo el título de Ntra. Sra. de la Merced. Esta advocación no sólo va unida a la Orden de la Merced sino que también nos hace mirar hacia los hijos de la Virgen que viven en prisión.

Al referirnos a ellos no distinguimos sobre cuál es delito por el que se les acusa, sólo consideramos en ellos que la Virgen María los mira como hijos predilectos que le encomendó su Hijo desde la condena de la Cruz.

La Iglesia diocesana y los presos

Esa mirada de Madre la tiene que mantener hoy la Iglesia, Madre de todos los hombres. Por eso, como Pastor de esta Diócesis de Jaén me siento en la responsabilidad de invitar a todos a los fieles que, a ejemplo de nuestra madre, la Virgen María, dirijamos nuestras miradas hacia esos hermanos nuestros que cumplen condena en estos momentos.

Compromisos del cristiano

Esta petición incluye:

1. Amarlos con la caridad universal de Dios; y, si ciertas consideraciones impiden que en nuestro corazón brote el amor, pedirle a Ntra. Sra. de la Merced que nos conceda su amor hacia ellos. Ella sí los ama

2. Orar por ellos; es frecuente que en nuestra plegaria incluyamos a otros grupos que sufren (enfermos, inmigrantes, heridos de la guerra, huérfanos…), pues agreguemos siempre en nuestras intenciones a quienes cumplen condena en la prisión y también a sus familias.

En esta oración, no olvidemos tampoco a los miembros de la iglesia que desarrollan el apostolado en estos ambientes y a los profesionales que los atienden.

3. Colaboremos, en lo posible, con las actividades que la Delegación de Pastoral Penitenciaria lleva a cabo dentro de la prisión y en la Diócesis. Son muchos y muy eficaces.

Ntra. Sra. de la Merced nos acerque a estos hermanos que residen general-mente en los extrarradios de las ciudades, pero no, de l corazón de la Virgen María y de muchos de nosotros.

Con todo mi afecto en el Señor.

Jaén 14 de septiembre de 2008

RAMÓN DEL HOYO LÓPEZ

OBISPO DE JAÉN

 

Carta del Obispo de Jaén, Monseñor D. Ramón del Hoyo López

 

«Bienaventurados… porque estuve en la cárcel y me visitaste”

Carta del Obispo de Jaén con motivo de la Fiesta de Nuestra Señora de la Merced, 24 de septiembre de 2007.

Muy queridos fieles diocesanos:La Merced y los presosLa Fiesta de Ntra. Sra. de la Merced nos trae a la memoria el recuerdo de unos hijos de la Iglesia, a los que tenemos el riesgo de olvidar porque no están presentes en nuestras parroquias, incluso, a los que podemos rechazar porque son negativas las escasas noticias que de ellos nos llegan a través de los medios de comunicación. Me estoy refiriendo a los «hijos de Dios» que están en prisión.Los presos, hijos de DiosHago especial referencia a «hijos de Dios» porque lo son; este dato de sus vidas no queda suprimido por el hecho delictivo del que son acusados o condenados. El amor de Dios por estos hijos no ignora el dato de la acusación o condena, al contrario, es el motivo por el que son preferidos por el Padre. Su situación de privación de libertad hace que el amor compasivo de Dios se dirija hacia ellos de una forma preferencial, como nos lo testimonió su Hijo, Jesús.La Diócesis y los presosComo pastor de la Iglesia de Jaén es mi deseo que miremos en nuestra diócesis hacia estos hijos de Dios. Algunos han pasado por nuestras parroquias recibiendo el bautismo y han asistido a las catequesis hasta recibir la comunión. Con el objetivo de que este específico sector pastoral fuera atendido de forma adecuada a su peculiar situación constituí en enero pasado la Delegación de Pastoral Penitenciaria.La Iglesia ante los presosA nosotros no nos corresponde decidir si «fueron sus padres o fue él quienes pecaron». A nosotros, los discípulos del Maestro, nos señala Jesús la tarea en estos casos: «manifestar la obra de Dios», y la obra de Dios es el amor que siente también por ellos.El lenguaje de los signosPara que la Iglesia sea «sacramento de salvación en el mundo» tenemos que poner signos-sacramentales del amor de Dios hacia quienes han quedado en los márgenes de la sociedad. Quedan a kilómetros de la ciudad de Jaén; en general, a kilómetros de afecto por parte de sus familias; los extranjeros, a kilómetros de sus países… La Iglesia no puede también dejarlos a kilómetros de nuestra tarea pastoral, ni está misión la podemos «profesionalizar» y descargar sólo en los capellanes de la prisión.He pedido al Delegado de Pastoral Penitenciaria que os ofrezca algunas sugerencias para que podáis ofrecer «signos» de este amor preferencial del Padre, que considera como hecho con Él mismo lo que hagamos a quienes están en prisión.La parroquia y los presosLa fiesta de Ntra. Sra. de la Merced, patrona de las prisiones, puede ser una ocasión para cuestionarnos sobre qué lugar damos a estos hermanos en nuestras comunidades y despertar el amor de Dios hacia ellos, amor que el Espíritu ha derramado en nuestros corazones.Quienes trabajan en prisionesNo quiero terminar esta carta sin invitaros a considerar también a los funcionarios y demás profesionales que trabajan en este tan difícil campo. Difícil es la tarea de acompañar los diferenciados procesos de reinserción de aquellos que la sociedad les ha encomendado. Tengámoslos también en cuenta en nuestras oraciones.Con todo afecto el Señor, os bendice.

PROGRAMA IV JORNADAS TRINITARIAS P P ’07REUNIÓN CAPELLANES-VOLUN ANTEQUERA, CONCLUSIONES