SALUDOS AL SR. OBISPO EN LA VISITA PASTORAL

 SALUDO EN EL MÓDULO 9

En  nombre  de  todos  los  internos  que  componemos  el  módulo  9  le  damos  la  bienvenida  y  reconocemos  la  gran  labor  realizada  por  el  obispo  de  Jaén. 

Hoy  nos  encontramos  un  año  mas  en  esta  encrucijada  de  estar  tristes  y  a  la  vez  felices  por  la  llegada  de  la  nochebuena  y  la  navidad,  para  unos  es  la  primera  navidad,  para  otros  son  varias  las  navidades  que  nos  encontramos  lejos  de  nuestras  familias.

Estamos  tristes  por  esto  mismo,  no  podemos  estar  con  nuestros  seres  queridos  ni  con  los  amigos,  por  tanto  añoramos,  sabiendo  que  estamos  haciendo  lo  correcto  pero  sintiendo  el  dolor  por  no  poder  estar  al  lado  de  los  que  nos  quieren.

Y  por  otro  lado  estamos  felices,  felices  de  que  cada  día  que  pasa  nos  acerca  a  nuestro  entorno  natural,  al  hábitat  natural  de  todo  ser  humano  que  no  es  otro  que  la  LIBERTAD;  libertad  para  sentir,  para  amar,  para  errar,  para  compartir,  para  ayudar,  también  para  sufrir,  para  crear,  para  comunicar,  para  dar,  para  ilusionar,  para  estar  feliz,  para  estar  triste,  para  vivir  y  ser  la  luz  que  guíe  nuestro  camino  en  un  futuro  sin  violencia,  y  sin  tropezar  en  la  misma  piedra,  la  piedra  que  nos  ha  traído  hasta  aquí  y  que  nos  ha  impedido  ser  todo  lo  que  nosotros  somos,  esos  errores  que  no  nos  han  dejado  ser  nosotros  mismos  y  que  nos  han  hecho  daño  a  nosotros  y  a  los  que  más  queremos.

Por  tanto  en  el  día  de  hoy,  que  celebramos  la  Nochebuena,  rodeados  de  este  precioso  Belén  y  junto  al  SR.  Obispo,  queremos  celebrar  que  gracias  a  nuestro  yo  interior,  a  ese  DIOS  que  nos  cuida,  que  nos  custodia  y  que  se  convierte  en  nuestro  mentor  para  llevar  la  pesada  carga  que  sostenemos  sobre  nuestros  hombros,  él  es  nuestra  fuerza  para  no  desfallecer;  para  que,  cuando  pensemos  que  estamos  solos,  que  no  podemos  salir,  rodeados  de  muros,  de  perjuicios  y  de  malos  hábitos,  veamos  esa  luz  que  todo  lo  ilumina,  que  todo  lo  puede  y  que  más  allá  de  lo  que  podemos  ver  hay  un  DIOS,  que  estará  con  nosotros  en  todos  los  momentos  que  necesitemos.

No  importará  tu  condición,  tú  religión,  tú  pensamiento,  tú  delito,  él  siempre  esta  ahí  y,  si  de  corazón  estamos  arrepentidos  de  nuestros  actos,  nos  perdonará  pues  él  es  misericordioso  y  piadoso  y  nos  escuchará  siempre  que  lo  necesitamos;  por  ello  debemos  de  estar  contentos  de  que  Jesucristo  esta  en  los  corazones  y  en  todas  nuestras  almas  para  paliar  nuestro  dolor  y  sufrimiento  y,  por  eso,  celebramos  en  el  día  de  hoy  que  ya  falta  menos  para  ser  lo  que  de  verdad  somos  y  que  pronto  todos  los  que  estamos  aquí,  con  nuestro  trabajo  y  esfuerzo  más  la  ayuda  de  DIOS,  recuperaremos  la  tan  ansiada  libertad  que tanto  merecemos  y  echamos  de  menos.

Agradecer  de  nuevo  la  visita  del  SR.  Obispo  en  un  día  tan  señalado  pues  nos  sentimos  honrados  con  su  presencia, estando  donde  estamos, y que  haya  personas  buenas  que  se  acuerden  de  nosotros  y  de  nuestras  familias;  y  dar  las  gracias  también  en  especial  a  todos  mis  compañeros  por  ser  como  son,  con  sus  virtudes  y  defectos  pero  lo  más  importante  es  que  son  nuestros  compañeros.

Y  termino  con  una  cita  bíblica  Isaías  40,3-5  “Yo  soy  la  voz  del  que  clama  en  el  desierto.  Allanad  el  camino  del  Señor,  enderezad  sus  senderos.  Todo  valle  será  rellenado  y  toda  montaña  o  colina  será  alisada;  lo  que  es  tortuoso,  se  hará  recto,  y  las  esperanzas  se  harán  caminos  llanos  y  todos  verán  al  Salvador  de  DIOS”. 

 

SALUDO EN EL MÓDULO 3

 

Hola  SR.  Obispo:

Buenos  días;

Hablo  en  representación  de  todos  los  internos  del  módulo  3  de  respeto.

En  primer  lugar  queremos  agradecerle  dedicar  un  ratico  de  su  tan  ocupado  tiempo  en  visitar  la  prisión,  y  en  especial  por  visitar  nuestro  módulo.  Sobre  todo  que  venga  a  predicarnos  la  palabra  de  Nuestro  Señor  Jesucristo.

La  verdad  es  que  en  nuestros  tiempos  de  tanta  tribulación  el  recibir  su  visita,  es  recibir  un  bálsamo  para  nuestras  afligidas  vidas;  es  tener  la  plena  seguridad  de  que  DIOS  está  con  nosotros, ayudándonos  para  reconducir  nuestras  vidas,  y  aunque  andemos  por  valles  de  sombras  profundas  no  temeremos  a  nada  malo,  porque  Dios  siempre  está  con  nosotros.  Por  eso  deseamos  que  Usted  bendiga  nuestro  Belén,  queremos  que  sea  el  padre  y  la  cabeza  de  esta  casa,  y  hacerlo  partícipe  de  nuestra  Fe.

Que  sea  usted  el  que  deposite  en  su  pesebre  a  nuestro  Niño  Dios.  Y  con  el  recuerdo  del  nacimiento  de  Jesús  renovamos  nuestras  fuerzas  y  nuestra  ilusión  para que  el  día  a  día  que  vivimos  sea  más  llevadero.

Muchas  gracias  por  su  visita.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios cerrados.