CARTAS DE LOS INTERNOS

CARTA DE MARÍA SALIDO

Queridos compañeros y compañeras:

          Me dirijo a todos vosotros para contar una experiencia más de mi vida.

          Hay momentos para todo y ahora es mi momento de abrir mi corazón y decir lo que siento, llevo un tiempo andando sola, refugiada en el miedo ya que me detectaron un cáncer pequeño, pero hoy, ya ha aumentado mucho y necesito quimioterapia y cuidados especiales que la prisión no puede facilitarme.

          Mi madre se autolesiona en su mente, preguntándose por qué a su hija, por lo tanto me marcho en libertad con el artículo 84 en las próximas semanas, para poder salvar mi vida.

          Os deseo a todos la libertad, pero no tan desagradable como la mía, he sufrido muchos palos duros en esta vida, como fue la pérdida de mi hija y lo superé, a Dios le pido poder superar este.

          Doy mis brazos y mis piernas porque Dios me deje mis ojos para ver a mis padres, hijos y marido. Lo estoy pasando muy mal, pero aun así  todas las mañanas le doy gracias a Dios por existir un día más.

          Gracias a todas las personas de Pastoral, a compañeros que me apoyan y me dan fuerza, a mis amigos Pepe y José Luis, a muchos funcionarios y funcionarias que me han apoyado para estar junto a mi familia.

          Cuando salí al hospital a por los desagradables resultados, la doctora no necesitó hablar, sus lágrimas me lo dijeron todo. Yo sé que Dios nos ama y esto es una prueba más para que valore la vida y olvide lo que me llevó a prisión.

          Hoy he aprendido que la salud es más importante que la libertad.

          Un fuerte abrazo a todos de vuestra compañera, M.Salido


¿QUÉ VIVEN LOS INTERNOS CUANDO RECIBEN UNA VISITA?

CARTA DE UN INTERNO A UNO DE LOS CAPELLANES

manos con luces

“Hola Padre: Esta semana de Pascua ha sido muy buena para mí. Ha sido muy emocionante, en primer lugar porque tuve la convivencia dentro del módulo con mi padre y mi hermano. Fue impresionante cómo los vi y cómo hablé delante de ellos. Me sentía feliz y los quiero mucho.

          Por otro lado, le digo que el sábado me llevé una gran sorpresa. Estaba durmiendo la siesta y a las 4 de la tarde abrió la puerta de mi celda el Funcionario de guardia que me dijo que me levantara porque tenía que ir a comunicar.

          Yo no sabía nada y me levanté rápido, me vestí y me fui a comunicar. Yo creía que era algún amigo pero cuando llegué y miré por los cristales no veía a nadie conocido. Di otra vuelta y en el último locutorio vi a dos mujeres muy guapas que me llamaban. Al acercarme a ellas ¡¡¡Sorpresón!!!. Eran dos familiares a las que llevaba sin ver desde hacía siete años

          Era increíble y me emocioné mucho cuando las reconocí. Ellas al verme se echaron a llorar y yo al verlas también estuve  llorando.

          Los 45 minutos de la visita se me pasaron en un momento pero quedé muy contento por todo lo que me dijeron. Me apoyaron mucho. Pude verlas gracias al apoyo de dos voluntarios de Pastoral Penitenciaria ya que no sabían que yo estaba en la cárcel.

          He podido retomar el contacto con ellas después de muchos años y ya nunca volveré a perderlo. Padre me gustaría poder hablar con Usted de todo lo que hablé con ellas y de cómo me siento al tenerlas a mi lado otra vez después de 7 años sin verlas ni saber nada de ellas desde que murió mi madre”.

 

Comentario: Si eres un familiar que vas a visitarlo o le escribes al interno, te recomiendo que veas esta película: BETTY ANNE WATERS, y te quedes con la frase final que el hermano le dirige a la hermana.


CARTA DE QUIEN PASÓ POR LA CÁRCEL Y RECUPERÓ LA LIBERTAD INTERIOR. DIRIGIDA A QUIENES, ESTANDO TODAVÍA DENTRO, LUCHAN POR ALCANZAR ESA MISMA LIBERTAD

“CUANDO LA VIDA TE PRESENTE MIL RAZONES PARA LLORAR, DEMUÉSTRALE QUE TIENES MIL Y UNA RAZONES POR LAS CUALES SONREIR”

Queridos amigos, a estas alturas y después del tiempo transcurrido posiblemente sereís muy pocos los que me conocéis. A unos y otros quiero deciros que en estos momentos que son fechas tan duras viviendo desde ahí “Semana Santa y Navidades”, cuando tenemos el corazón más sensible por nuestros anhelos y añoranza hacia una parte de nuestro corazón que aunque nos parezca que no está con nosotros, no es real, porque si que lo está: nuestra familia, esa madre que no cometió ningún delito y paga más que nosotros, nuestro padre que quiere ser el duro y llora a escondidas, esa mujer y esos hermanos que no pueden terminar de sonreír porque se eleva el desaliento de un hermano en la cárcel o lo que es peor: en la droga.

Vosotros sois afortunados como yo porque habéis dado el paso para el cambio, hacia una vida digna y tenéis personas que os ayudan y os acompañan en ese caminar que a veces es tan duro y agotador.

Yo sé muy bien que ello es posible y que merece la pena. Nosotros somos los primeros afortunados y a raíz de ello vuestra familia.

Sinceramente os digo que merece la pena ese paso que habéis dado y que un día yo di.

Estáis todos en mi corazón.


TESTIMONIO DE JOSÉ MARÍA LOZANO

Llevaba ya varios años en ese lugar en el cual un día ya es mucho tiempo; desesperado, asustado, pensando que ya no habría otra vida que no fuese esa; miré al frente y allí estabais vosotros dos “Luisa y José Luis” (profesores de universidad). Ese fue el primer encontronazo con la vida real, esa que poco a poco te pone en el comienzo de lucha y fraternidad. A partir de ahí conocí a la Pastoral Penitenciaria, personas que por amor a Dios dejan su vida a un lado, pasan a acompañarte en un camino que con ilusión los presos queremos andar.

“GRACIAS” Jose Luis. Me acuerdo de cada uno de vosotros; los profesores, Sole del taller de familia, Mercedes del taller de Salud,…esos voluntarios que como Cecilia nos habéis acompañado a todos los sitios y habéis vivido nuestro problema haciéndolo vuestro. Tampoco olvido al Sr. Obispo D. Ramón del Hoyo López, el cual siempre ha asistido a cada acto al que le hemos invitado. Un abrazo también para estos compañeros que han sufrido conmigo el vivir dentro de la penumbra carcelaria, Paco Granero, Carlos, Paco Moreno y tantos otros que he conocido y estos otros que están ahí viviendo en su corazón todo lo que yo y otros como yo hemos vivido anteriormente., tampoco os olvido, desde aquí; Alcázar. No perdais nunca la esperanza y como decia al comienzo de mi carta “los imposibles de hoy seran los posibles de mañana. Porque como decía Hermann Hesse:

“Sabes perfectamente, en tu profundo interior que existe solamente una única magia, una única energía, una única salvación,……el amar. Entonces, ama tu sufrimiento, No lo resistas, no huyas de él, es tu odio lo que hiere, nada más.”

Y, a vosotras, madres, la de cada uno de nosotros, quisiera compartir aquello que no pude compartir con la mía, os agradezco desde uno de mis abrazos hecho desde el corazón, !GRACIAS!, por agradar nuestra condena, al punto de pagarla por y con nosotros.

Os pido a todos “mis compañeros” que luchéis por vosotros, y por esa madre que por amor sufre en su piel el dolor de la condena (sin haber cometido delito)

Un abrazo para todos, no me despido sin también agradecer a los funcionarios que han confiado en nosotros y luchan cada día por cada uno de nosotros, funcionarios de U.T.E., funcionarios de Módulo Respeto, todos los que nos habéis apoyado y ahora lo hacéis con otros.

Gracias, todos estáis en mi corazón ¡OLÉ! ¡OLÉ!

José Mª Jiménez Lozano


“NOS HICIMOS COMO NIÑOS DE UNA FAMILIA”

Como en años anteriores, los presentes en la CONVIVENCIA pudimos ver por unas horas la Nueva Jerusalén venida del cielo, fruto de la gracia de Dios.

No preparamos charlas, ni conferencias, ni debates, sólo queríamos estar juntos los encarcelados y los funcionarios, los más jóvenes ¡cómo se van incorporando jóvenes al servicio de los presos! con los jubilados, las familias de presos con quienes habían pasado por la cárcel hace años, los cristianos con los musulmanes o con los evangélicos, entre nosotros también había un juez y un miembro de un gabinete de abogados y el Sr. Obispo como signo y cabeza de la Iglesia de Jaén.

Como cuando una familia se reúne en Navidad para cenar y solamente pretenden estar juntos, así nosotros. Todos (pasamos de los ochenta) nos íbamos contando algo de nuestro corazón, también el Sr. Obispo, y así podíamos comprender cómo se vive la condena por parte de los familiares, de quienes están allí por oficio, de quienes bajamos o los acogen en sus pueblos por vocación y, sobre todo, por parte de quienes están allí dentro un tiempo que ellos no se han marcado.

Nos contábamos lo que no cuentan los medios de comunicación: lo que hace sufrir y lo que ilusiona, los remordimientos y las esperanzas, la fe y las dudas de fe que producen tales situaciones. La Convivencia era como una ventana para asomarnos a los corazones de quienes nos implicamos por necesidad, por profesión o por servicio gratuito al mundo de las personas en prisión.

Como una gran familia estuvimos en torno a la mesa de la eucaristía y después repartidos por las mesas del comedor.

Para hacer mejor la digestión nos pasamos al patio; cantábamos, bailábamos juntos sin distinción alguna, en los juegos todos éramos como niños, se entendía que “si no os hacéis como niños, no entraréis en el Reino”: aquel corro, canto y baile era un trozo de Reino de los Cielos, así quiere Dios la convivencia humana, nosotros la estábamos experimentando.

Para terminar nos estuvimos contando gestos de amor que apreciamos tanto de parte de los internos, como de los funcionarios, por supuesto también aparecieron gestos de los familiares y voluntarios y colaboradores de Pastoral.

Agradecidos a que Dios haya repartido su AMOR en nuestros corazones para que nosotros lo repartamos en los demás, rezamos entrelazado el Padre Nuestro. Y nos despedimos hasta pronto.


 

CARTAS AL SR. OBISPO CON MOTIVO DE SU VISITA PASTORAL

  MÓDULO 9

En  nombre  de  todos  los  internos  que  componemos  el  módulo  9  le  damos  la  bienvenida  y  reconocemos  la  gran  labor  realizada  por  el  obispo  de  Jaén. 

Hoy  nos  encontramos  un  año  mas  en  esta  encrucijada  de  estar  tristes  y  a  la  vez  felices  por  la  llegada  de  la  nochebuena  y  la  navidad,  para  unos  es  la  primera  navidad,  para  otros  son  varias  las  navidades  que  nos  encontramos  lejos  de  nuestras  familias.

Estamos  tristes  por  esto  mismo,  no  podemos  estar  con  nuestros  seres  queridos  ni  con  los  amigos,  por  tanto  añoramos,  sabiendo  que  estamos  haciendo  lo  correcto  pero  sintiendo  el  dolor  por  no  poder  estar  al  lado  de  los  que  nos  quieren.

Y  por  otro  lado  estamos  felices,  felices  de  que  cada  día  que  pasa  nos  acerca  a  nuestro  entorno  natural,  al  hábitat  natural  de  todo  ser  humano  que  no  es  otro  que  la  LIBERTAD;  libertad  para  sentir,  para  amar,  para  errar,  para  compartir,  para  ayudar,  también  para  sufrir,  para  crear,  para  comunicar,  para  dar,  para  ilusionar,  para  estar  feliz,  para  estar  triste,  para  vivir  y  ser  la  luz  que  guíe  nuestro  camino  en  un  futuro  sin  violencia,  y  sin  tropezar  en  la  misma  piedra,  la  piedra  que  nos  ha  traído  hasta  aquí  y  que  nos  ha  impedido  ser  todo  lo  que  nosotros  somos,  esos  errores  que  no  nos  han  dejado  ser  nosotros  mismos  y  que  nos  han  hecho  daño  a  nosotros  y  a  los  que  más  queremos.

Por  tanto  en  el  día  de  hoy,  que  celebramos  la  Nochebuena,  rodeados  de  este  precioso  Belén  y  junto  al  SR.  Obispo,  queremos  celebrar  que  gracias  a  nuestro  yo  interior,  a  ese  DIOS  que  nos  cuida,  que  nos  custodia  y  que  se  convierte  en  nuestro  mentor  para  llevar  la  pesada  carga  que  sostenemos  sobre  nuestros  hombros,  él  es  nuestra  fuerza  para  no  desfallecer;  para  que,  cuando  pensemos  que  estamos  solos,  que  no  podemos  salir,  rodeados  de  muros,  de  perjuicios  y  de  malos  hábitos,  veamos  esa  luz  que  todo  lo  ilumina,  que  todo  lo  puede  y  que  más  allá  de  lo  que  podemos  ver  hay  un  DIOS,  que  estará  con  nosotros  en  todos  los  momentos  que  necesitemos.

No  importará  tu  condición,  tú  religión,  tú  pensamiento,  tú  delito,  él  siempre  esta  ahí  y,  si  de  corazón  estamos  arrepentidos  de  nuestros  actos,  nos  perdonará  pues  él  es  misericordioso  y  piadoso  y  nos  escuchará  siempre  que  lo  necesitamos;  por  ello  debemos  de  estar  contentos  de  que  Jesucristo  esta  en  los  corazones  y  en  todas  nuestras  almas  para  paliar  nuestro  dolor  y  sufrimiento  y,  por  eso,  celebramos  en  el  día  de  hoy  que  ya  falta  menos  para  ser  lo  que  de  verdad  somos  y  que  pronto  todos  los  que  estamos  aquí,  con  nuestro  trabajo  y  esfuerzo  más  la  ayuda  de  DIOS,  recuperaremos  la  tan  ansiada  libertad  que tanto  merecemos  y  echamos  de  menos.

Agradecer  de  nuevo  la  visita  del  SR.  Obispo  en  un  día  tan  señalado  pues  nos  sentimos  honrados  con  su  presencia, estando  donde  estamos, y que  haya  personas  buenas  que  se  acuerden  de  nosotros  y  de  nuestras  familias;  y  dar  las  gracias  también  en  especial  a  todos  mis  compañeros  por  ser  como  son,  con  sus  virtudes  y  defectos  pero  lo  más  importante  es  que  son  nuestros  compañeros.

Y  termino  con  una  cita  bíblica  Isaías  40,3-5  “Yo  soy  la  voz  del  que  clama  en  el  desierto.  Allanad  el  camino  del  Señor,  enderezad  sus  senderos.  Todo  valle  será  rellenado  y  toda  montaña  o  colina  será  alisada;  lo  que  es  tortuoso,  se  hará  recto,  y  las  esperanzas  se  harán  caminos  llanos  y  todos  verán  al  Salvador  de  DIOS”. 

 MÓDULO 3

Hola  SR.  Obispo:

Buenos  días;

Hablo  en  representación  de  todos  los  internos  del  módulo  3  de  respeto.

En  primer  lugar  queremos  agradecerle  dedicar  un  ratico  de  su  tan  ocupado  tiempo  en  visitar  la  prisión,  y  en  especial  por  visitar  nuestro  módulo.  Sobre  todo  que  venga  a  predicarnos  la  palabra  de  Nuestro  Señor  Jesucristo.

La  verdad  es  que  en  nuestros  tiempos  de  tanta  tribulación  el  recibir  su  visita,  es  recibir  un  bálsamo  para  nuestras  afligidas  vidas;  es  tener  la  plena  seguridad  de  que  DIOS  está  con  nosotros, ayudándonos  para  reconducir  nuestras  vidas,  y  aunque  andemos  por  valles  de  sombras  profundas  no  temeremos  a  nada  malo,  porque  Dios  siempre  está  con  nosotros.  Por  eso  deseamos  que  Usted  bendiga  nuestro  Belén,  queremos  que  sea  el  padre  y  la  cabeza  de  esta  casa,  y  hacerlo  partícipe  de  nuestra  Fe.

Que  sea  usted  el  que  deposite  en  su  pesebre  a  nuestro  Niño  Dios.  Y  con  el  recuerdo  del  nacimiento  de  Jesús  renovamos  nuestras  fuerzas  y  nuestra  ilusión  para que  el  día  a  día  que  vivimos  sea  más  llevadero.

Muchas  gracias  por  su  visita.


 CARTAS DE LOS INTERNOS QUE PARTICIPARON EN LA SALIDA A LA GUARDIA Y PEGALAJAR

Cartas a los hermanos que nos recibieron en La Guardia y Pegalajar el 15/12/12  

Hola, soy Blas:

Escribo estas cuatro letras con todo mi cariño y en muestra de agradecimiento por el gran día que nos hicisteis pasar a mí y a todos mis compañeros.

Bueno, mi experiencia fue muy bonita. Primero empezamos en La Guardia donde vimos el Ayuntamiento y a todos los voluntarios. Vuestro recibimiento fue muy bonito. Nos disteis la oportunidad de ver el Ayuntamiento por dentro. Fue una sensación inesperada cuando nos sentamos en los sillones de los concejales y del alcalde.

A continuación fuimos a desayunar y, por cierto, estaba todo muy rico. Había de todo.

Fuimos al torreón que es muy bonito. Pero lo que más se me quedó fue ver a esa señora anciana de 92 años subiendo por esas escaleras tan estrechas. Me dejó de piedra y muy sorprendido con esa voluntad que tenía para subir peldaño a peldaño hasta arriba.

 Más tarde estuvimos viendo la Iglesia que fue muy agradable y con la suerte de tener un guía que fue todo el tiempo explicándonos la historia del pueblo y de sus monumentos.

Se me pasó la mañana muy deprisa, al contrario que en la prisión.

De La Guardia partimos hacia Pegalajar. A la llegada me sorprendió la cantidad de gente que fue a recibirnos. Yo, personalmente, me sentí alagado y orgulloso de tan maravilloso recibimiento encabezado por el Alcalde y estaban Cristóbal, mi amigo, y doña María del Carmen, a la que tengo mucho aprecio. Además había numerosas personas más que eran muy agradables.

Fuimos a una empresa dirigida sólo por mujeres que se llama OLEA y que se dedica a la fabricación de cosméticos naturales todos con aceite de oliva de nuestra tierra de Jaén. Nos dieron una charla de cómo fue el inicio de la empresa y el esfuerzo, entusiasmo y sacrificio que les costó y la satisfacción por haber logrado su sueño.

Nos obsequiaron con unos jabones de aromas, lo que me hizo mucha ilusión.

En todo este tiempo me sentí muy arropado por el calor de toda esa gente que nos acompañó en todo momento.

Fuimos a ver unas cuevas espectaculares, una de ella era un restaurante. Me gustaría darle las gracias al dueño de esas cuevas por mostrarnos tan bella creación de la naturaleza.

Después fuimos a un local municipal, junto a la charca donde nos estaba esperando una rica y exquisita comida. Entrantes deliciosos de jamón, queso, aceitunas, lomo, gambas y, para terminar una gran paella que le doy las gracias a ese cocinero que es más que Arguiñano, je,je,je.

Estuve hablando con una señora que se llama Queti que fue muy agradable. Me recordaba mucho a mi tía Petri, ya fallecida, y me hizo sentir muy a gusto  con ella. Me recordó los grandes sentimientos que yo sentía por mi tía.

Después de la comida, el Padre, nos ofreció una misa muy cálida.

Con todo esto me despido y me gustaría haceros llegar un abrazo y desearos una feliz Navidad a todos y un saludo especial al grupo de Pastoral, que una vez más nos hizo sentir un día tan especial que no pensamos en la prisión. Un beso y hasta siempre. Muchas gracias.


Ante todo, darles las gracias a todo el voluntariado de Pastoral por hacernos sentir parte de algo muy especial que es ser cristiano.

 Esta salida fue un cúmulo de sentimientos y experiencias nuevas e inesperadas. En mi vida había experimentado una convivencia como ésta.

Mis sentimientos de la misma fueron totalmente satisfactorios en todos los sentidos.

Felicito de todo corazón a los Ayuntamientos de La Guardia y Pegalajar y a Ángel como coordinador de la salida, ya que estuvo muy bien dirigida y guiada

Se me quedan muchos nombres conocidos y desconocidos en el tintero, pero los llevo en mi mente y en mi corazón.

Un cordial abrazo a la empresa OLEA de cosméticos naturales y darles ánimos a estas emprendedoras mujeres.

Os siento como algo mío y os llevo en el corazón.


Cuando llegué sentí una acogida agradable por la gente y de la forma en que se portaron ya que nos trataban como a personas normales y no como a presos.

Me impactó lo bien que estaba todo organizado, me gustó mucho el castillo, las cuevas y la empresa de las 5 mujeres: Todo esto me hizo ver que la vida es bonita y no hace falta ni drogarse ni el alcohol, ni nada de eso para pasárselo bien.

Me hizo ver que lo que se quiere se puede conseguir. Me gustó mucho la charca y la comida que tuvimos todos juntos como una familia. Igualmente estuvimos tomando café todos juntos cantando y disfrutando de la tarde.

Esto me hace ver que personas como ustedes hacen bonito lo que es ayudar a disfrutar a personas como nosotros. El día me supo a poco y me dio mucha tristeza cuando nos despedimos. Fue una despedida inolvidable y el saber que nos dijeron que ahí los teníamos para lo que hiciera falta.

No sé que más decir sino que ha sido una experiencia inolvidable y que os llevo en mi corazón y espero y deseo que volvamos a vernos pronto y disfrutar  de un día como el de hoy. Un fuerte abrazo para todos ustedes de corazón.


Hola soy Santiago de Mogón:

 Les escribo estas letras porque es lo mínimo que puedo hacer, por el recibimiento que ustedes nos hicieron.

Gracias a las personas de La Guardia que nos recibieron a pesar de estar lloviendo. No les importó mojarse para acompañarnos al Ayuntamiento. Mi di cuenta de cómo nos iba a ir el día con esas personas. Con esos corazones no puede ir mal nunca.

Estoy contento por sentarme en la mesa del Ayuntamiento, sobre todo en la del P.P. También les doy las gracias por el desayuno con churros. Estaba todo muy bueno. Hacía tiempo que no almorzaba así.

 Me dejó marcado la señora que lloró por decir yo que, por vergüenza, no me abrazaba al árbol ya que para mí era un milagro ver un simple árbol. Esa mujer tiene un corazón muy grande.

Me gustó mucho el castillo, la Iglesia, el pueblo y todo muy bien explicado por el guía del pueblo que podría escribir un libro con todo lo que sabe. Me acuerdo mucho de un hombre pequeño de estatura pero que me di cuenta que era muy grande hablando con él. Es todo corazón. Siempre tendré a La Guardia en mi corazón. Me hicieron feliz por un día. Gracias.

Y sigo con Pegalajar, donde también tuvimos un recibimiento “especial”. Cuando llegamos y comenzaron a bajar todas las personas que estaban arriba, me quedé “fliplando”. Ese recibimiento no se lo hacen ni a Julio Iglesias. Sobre todo con su Alcalde al frente con toda la sencillez y buen corazón de este hombre. Tenían que coger ejemplo muchos alcaldes de pueblos grandes.

A las gentes de Pegalajar les digo que tienen la suerte del mundo teniendo un pueblo tan bonito como el que tienen, con esas cuevas y esa charca. Son privilegiados por eso pero lo más grande que tienen son los corazones que son como balones de futbol.

Gracias a ellos que en un día me han dado una lección de cariño, simpatía y fuerzas para afrontar la vida cuando salga de esta pesadilla que es la cárcel y poder criar a mi hijo con todo el cariño que me han dado.

Por lo menos ya sé que, cuando salga de la cárcel ya no caminaré sólo y que hay personas dignas de admiración. Antes no sabía qué me iba a encontrar en la calle cuando saliera, pero, gracias a vosotros, ya no tengo miedo a salir, y con la fe que me han enseñado este grupo de personas creo que saldré adelante.

Gracias a las 5 mujeres emprendedoras. A estas mujeres las dejas en el desierto sin nada y con el palique que tienen encuentran un pozo y se ponen a vender el agua para los camellos. Feliz Navidad a todos.


Hola soy Manuel:

Con estas letras os quiero agradecer y compartir algunos de mis momentos más emotivos y emocionales

 Cuando llegamos a La Guardia me sentía liberado y con muchas ganas de saber compartir con todos ustedes unas horas, las cuales, para mí han tenido un montón de importancia. He conocido a mi segunda familia y me sentía como si estuviese compartiendo mesa con alguno de mis familiares.

 En mis 22 años de vida no he sentido una acogida tan grande como la que viví ese día y luego, cuando nos fuimos a desayunar, toda la gente que nos acompañaban decían: come, come preocupándose dándonos todo de ellas. Fue una alegría muy grande.

 En el castillo aprendí muchas cosas gracias a la persona que nos daba la charla a cada momento del día. En la Iglesia me quedé sorprendido de la gran importancia que ha tenido La Guardia.

En Pegalajar nos estaban esperando con los brazos abiertos y donde también estaba el Alcalde. Fuimos a visitar la Charca que me encantó. Fuimos a las cuevas donde me quedé sin palabras y donde he pensado que un día celebraré mi boda. Uf, no tengo palabras para definir ese momento.

Fuimos a visitar la empresa de OLEA donde me di cuenta que hay cosas en la vida que te prometes y las cumples. Quiero darle muchas fuerzas a las 5 mujeres tan, tan grandísimas porque son un ejemplo a seguir.

En la comida y vi todo lo que las mujeres habían trabajado para que cuando llegáramos lo tuviéramos todo preparado… todo fue como un sueño. Compartí mesa con Cati esa mujer que tantas cosas me preguntaba. La que tanto ánimo me dio. Le tengo que agradecer todo y darle muchas gracias.

 Gracias a todos me di cuenta que hay otro estilo de vida que se puede uno divertir sin drogarse. Luego, durante el café preparé los villancicos y me sentía como uno más de la familia. Todos cantando. Para mí fue la entrada a la Navidad y quiero de verdad agradeceros a todos ustedes que lo hicieran tan ameno.

 Me hubiera gustado estar más tiempo con todos. Les doy las gracias.


Esta carta es para las familias que me acogieron con los brazos abiertos desde el primer momento que llegamos a La Guardia. Me hicisteis un recibimiento espectacular. No me visteis como un recluso de la prisión, al contrario, me acogisteis como si estuviéramos en familia cuando comen todos juntos.

Era mi primera salida a la calle y he quedado satisfecho, contento y muy feliz de que gente de la calle nos vea como personas que somos.

Si, he cometidos muchos errores en la vida y lo estoy pagando, pero pienso también que podemos cambiar. Llega un día en que te pones a reflexionar de qué he hecho yo en esta vida y veo más cosas negativas que positivas. Lo sé, igual que ahora sé que si me lo propongo puedo cambiar. También se puede ser feliz fuera de las drogas.

Por mi desgracia, llevo muchos años por las prisiones y no me enorgullece esto. Pero sí os animo a que sigáis conociendo a otros internos con esas salidas y os sorprenderá lo que podéis aprender de ellos y ellos de vosotros. Yo, lo más seguro es que no disfrute de otra salida como esta pero puedo decir que valen mucho la pena y desearía de todo corazón que se siguieran realizando estas actividades ya que nos integramos de nuevo en la sociedad. Vuestra ayuda es fundamental para todos nosotros.

Le doy las gracias al padre D. José Luis Cejudo porque sin su ayuda y la de los voluntarios y tutores estas salidas no serían posible. Se  desviven por nosotros y creen en nuestra reinserción y que es lo más importante para nosotros que crean que podemos conseguirlo y poder estar cerca de nuestras familias pronto, si Dios quiere.

Bueno familia, que sepáis que este valenciano se lleva un bonito recuerdo de todos vosotros y como no, de La Guardia y Pegalajar y de todo lo que visitamos. Creo que en mi vida me hicieron más fotos que en ese día.

Me despido de todos con un cordial saludo para cada uno de vosotros que por un día me evadisteis de estar en prisión y me sentí “libre”. Apuesto por estas salidas que tanto valen la pena. Un abrazo de David, que no os olvidará. Os pido que creáis en nosotros. Muchos besos y abrazos. Esperemos que no sea la última. 


CARTA TRAS LA BENDICIÓN DEL BELÉN INSTALADO EN LA CATEDRAL

Y SE ARMÓ EL BELÉN

CARTA DE
UN INTERNO

Todo empezó cuando al padre José Luis, que es Delegado de Pastoral Penitenciaria de Jaén, se le ocurrió la brillante idea de que en los talleres de manualidades de los módulos de respeto, dirigidos por la monitora Dª Antonia, hiciésemos un Belén de calidad y de grandes proporciones para montarlo nada menos que en la catedral. La Asociación MODULO CERO se encargó de los todos los gastos que supusiera la instalación del belén.

Un grupo de compañeros (alrededor de diez personas) nos pusimos manos a la obra con toda nuestra imaginación y cariño, pues no solo era realizar un Belén íntegro de la nada, sino que también solo disponíamos para ello de materiales de desecho que teníamos que reciclar. Solo fuimos cuatro los afortunados que pudimos montar el nacimiento en la catedral, Quique, David, Diego y este que les escribe Antonio Camacho.

La verdad es que fue un trabajo arduo pues solo teníamos autorizados dos días para el montaje del belén; lo que nos hizo ganar mucho tiempo fue que todo ya estaba preparado con antelación en la prisión y llevado pieza a pieza a la catedral, como si fuese un puzzle.

Quiero aprovechar para dar las gracias a Arturo Aragón por su ayuda, ideas que aportó y generosidad, pues al terminar el trabajo hizo de cicerone y nos regaló una pequeña visita guiada por la catedral, de la que quedamos muy satisfechos.        

Y LLEGÓ EL DÍA DE LA INAUGURACIÓN

Qué nervios la mañana del 12 de diciembre día de la inauguración. Al llegar nos llevamos la primera sorpresa y fue la enorme cantidad de personas que estaban allí, no me podía ni creer la expectación que nuestro misterio había causado.

Autoridades tanto religiosas como civiles estaban allí reunidas, como por ejemplo el Sr. Obispo de la diócesis de Jaén, el Deán de la catedral, el Director General de Instituciones Penitenciarias, el Subdelegado del gobierno en Jaén, el Director del Centro Penitenciario, la Concejala de Asuntos sociales del Ayuntamiento de Jaén y así un largo etc… Además había multitud de medios de comunicación que se agolpaban alrededor nuestra y nos pedían una entrevista,

Pero no todos eran autoridades y medios de comunicación, también había muchos amigos/-as sobre todo de Pastoral Penitenciaria, que como siempre están a nuestro lado haciendo una labor genuinamente cristiana.

Terminada la bendición, pasamos a tomar un aperitivo en un restaurante cercano y más tarde fuimos a almorzar a la Casa de Córdoba. Por cierto tengo que decirles que tuvimos la compañía del Deán de la catedral durante todo el día, a mí me sorprendió su cultura, humanidad y el modo tan campechano y amable con que nos trató, accediendo a todas nuestras peticiones como echarnos fotos con él, interesándose por nosotros o respondiendo a todas las preguntas que le hicimos.

Ahora me encuentro escribiendo estas letras en la prisión provincial de Jaén y en nombre mío y de todos mis compañeros quiero desearles a todos ustedes una muy FELIZ NAVIDAD y un PRÓSPERO AÑO NUEVO, siempre con la compañía de sus familias.

ANTONIO CAMACHO GÓMEZ


CARTAS DE LOS INTERNOS A JESÚS CABELLO

Hola  Jesús  soy  J. M. C.  quisiera  agradecerte  tu  esfuerzo  por  haber  venido  ese  día  a  hacernos  pasar  un  día  inolvidable.  Quiero  que  sepas  que  el  rato  que  estuvimos  contigo  nos  hiciste  sentir  como  si  estuviéramos  fuera  de  estas  cuatro  paredes.  Me  gustó  mucho  tus  canciones  y  creo  que  estás  haciendo  una  gran  obra  de  caridad  haciendo  con  tu  música  que  la  gente  se  sienta  más  limpia  con  su  conciencia  y  libre.  Desde  aquí  deseo  que  tu  hijo  venga  al  mundo bien.  Animo  Jesús  y  que  sigas  como  eres  una  persona  ejemplar.  ¡¡Suerte!!  Te  la  mereces. 


Hola  Jesús  soy  P.  O.  decirte  que  me  gustó  mucho  la  actuación  y  me  hubiera  gustado  estar  más  tiempo  y  también  decirte  que  me  quedé  con  las  ganas  de  decirte  que  cantaras  una  canción  más  religiosa  pero  bueno  otra  vez  será  espero  que  sigas  ahí  y  que  el  niño  que  esperas  salga  todo  muy  bien  un  cordial  saludo  y  abrazo  de  tu  amigo  F.


Soy  R.  el  muchacho  que  le  enseñó  el  módulo.  Te  doy  estas  palabras  porque  nos  hizo  mucha  ilusión  el  concierto  y  por  un  momento  nos  sentimos  fuera  de  la  cárcel  te  doy  mis  gracias  y  la  de  mis  compañeros.  Jesús  cuídate  y  felicidad  R.


Hola  Jesús:  te  escribo  estas  letras  para  agradecerte  tu  presencia  aquí  y  valorarte  como  persona,  cantante  y  sobre  todo  como  futuro  padre,  seguro  que  DIOS  estará  contigo  y  los  tuyos  en  todo  momento  muchas  ¡¡ Gracias!!.  De   todo  corazón  C.  A.


Quiero  darte  las  gracias  de  mi  parte  y  la  de  mis  compañeros  por  tu  actuación  y  por  compartir  con  nosotros  parte  de  tu  tiempo.  Con  tu  actuación  hiciste   que  por  un  momento  olvidáramos  parte  de  nuestros  problemas  y  que  nos  pongamos  las  pilas  para  volver  a  recobrar  la  confianza  y  empecemos  a  valorar  lo  que  vale  la  vida.  Enhorabuena  por  ser  papá. ¡¡Gracias!!  M.


Jesús  gracias  por  transmitirnos  esa  Fe  en  DIOS  y  esa  fuerza  y  ánimo  que  desprendes  por  todos  lados  suerte  para  ti  y  tu  familia  no  cambies  nunca.  B.


Gracias  por  el  gran  concierto  salmo  119  y  guardarás  tu  camino .


 

Gracias  por  este  rato  que  nos  hiciste  pasar  por  unos  momentos  salimos  de  aquí  de  la  prisión  y  sonreímos  todos  contigo  ¡¡Gracias  Jesús!!.


Muy  bien  por  la  actuación  Gracias  por  hacernos  pasar  un  rato  bueno,  J. B.


 

Hola  soy  P.  el  que  te  enseñó  las  habitaciones  del  módulo  2  ese  que  está  fuerte  bueno  decirte  que  eres  un  tío  de  puta  madre  y  te  deseo  lo  mejor  para  ti  y  para  tu  familia  os  lo  merecéis  un  abrazo  de  todo  corazón.


Gracias  por  este  rato  de  esperanza  y  luz,  decirte  que  con  estos  gestos  nosotros  no  nos  vemos  tan  rechazados  y  nos  llena  de  ganas  de  tirar  para  adelante.  Un  fuerte  abrazo  para  ti  tu  esposa  y  para  tu  futuro  hijo.  D. S. R.