CONFIRMACIONES EN EL CENTRO PENITENCIARIO

Cartas de los internos al Sr. Obispo y a Dios

Carta del Sr. Obispo a los internos

Testimonios de los voluntarios

RAZONES PARA LA CONFIRMACIÓN Y POR LAS QUE ELIGEN A LOS PADRINOS

Ábum de fotos

  La crónica sobre las recientes confirmaciones podría  resumirse en una corta información:

El Sr.  Obispo vino de Visita Pastoral al Centro Penitenciario el día  28 de junio; además de la reunión con el Sr. Director y Subdirectores, y la  visita a los módulos,  impartió el sacramento de la CONFIRMACIÓN a 12  internos y 3 internas, por primera vez se confirman chicas en el Centro; a la  celebración también asistieron internos confirmados en años anteriores, los  padrinos, voluntarios de Pastoral Penitenciaria y algunos funcionarios;  concelebraron con el Sr. Obispo el Vicario de Comunicaciones y los tres  capellanes.

Por la  tarde, padrinos y confirmados se volvieron a reunir para comentar la celebración  de la mañana y celebrar una pequeña fiesta con bebidas y aperitivos traídos del economato del Centro. Esto puede ser un somero relato  de lo que aconteció la mañana y la tarde las Confirmaciones.

Pero, ¿qué  es lo que estaba sucediendo en el interior de los confirmandos? Mejor, ¿qué  estaba realizando el Espíritu antes y mientras se celebraba el sacramento?   Es lo que a continuación os queremos comunicar recopilando lo expresado por  ellos en unas cartas dirigidas al Sr. Obispo y a Dios.
En ocasiones  los voluntarios nos preguntamos, como el profeta Ezequiel ante el campo de  huesos muertos, “¿Podrán revivir estos huesos?” (Ez. 37,1-14). Pero  también Dios nos concede en ocasiones ser testigos de la actuación del Espíritu  entre ellos, y entendemos que la profecía de Ezequiel: “Yo mismo abriré  vuestros sepulcros y os sacaré de ellos…” , se sigue cumpliendo. Ahora la  tarea de la Iglesia (voluntarios, familias, educadores…) es cuidar lo sembrado  por el Espíritu.

CARTAS AL SR. OBISPO:

          Querido Sr. Obispo, le escribo para decirle que le agradezco el haber venido a confirmarme y haber dedicado algo de su tiempo para nosotros y para dar esta ceremonia del Espíritu de Dios.

          Yo me siento muy alegre y sobre todo liberado porque al confesarme solté todo el nudo que tenía y me desahogué mucho. Me siento una persona nueva y con un corazón nuevo porque he escuchado la llamada del Espíritu Santo.

          Le quiero dar las gracias por todo y por el rato que nos hizo pasar tan alegre y tan feliz en nuestras vidas; para mí será inolvidable porque me ha conmovido mucho y he pasado muchos momentos buenos. Muchas gracias Sr. Obispo Don Ramón, su presencia la llevaré siempre en mi corazón.

          ************

          La verdad es que estoy muy orgulloso al igual que contento del acto que tuvimos el jueves. Uno de los motivos por lo que más contento estoy es porque gracias a Usted y a la colaboración de los voluntarios de Pastoral estoy empezando a darme cuenta de que hay otra forma de vivir, y esa forma sólo y únicamente la puedo llevar siguiendo y haciendo la palabra del Señor y como ahora veo y antes no veía es mi padre.

          A Usted decirle que muchísimas gracias por su visita y por estar en ese día tan especial con nosotros.

          ************

El día 28 de junio me sentí muy especial, porque yo, la verdad, siempre he sido muy incrédulo en esto de las religiones, aunque estoy bautizado y también hice la primera comunión, antes no sabía apenas del catolicismo, ahora, con la ayuda de Pastoral Penitenciaria y la ayuda de Dios, sé que Dios vive dentro de nosotros.

El día de la Confirmación fue muy sentimental dentro de mí y me reafirmó en la fe católica. Un saludo muy acentuado.

          ************

Muchas gracias por confirmarnos y estar junto a nosotros en un día tan especial en que recibimos el Espíritu Santo: Ya somos cristianos, porque nosotros queremos y no, como en el Bautismo, que fue porque quisieron nuestros padres.

          La verdad es que estos días han sido muy especiales. Primero, por recibir el Espíritu Santo; Segundo, porque la gente de Pastoral nos han hecho sentir libres nos han tratado como gente normal y no como presos, me he sentido como una familia; Tercero, una cosa mala, porque todo lo bueno tiene algo malo, que en estos días no ha estado nuestra familia y se ha echado mucho de menos en estos momentos, ya que ellos están mal por nosotros. En este momento, que es bueno, debieron haber estado. Me despido, un cordial saludo Sr. Obispo.

          ************

Me dirijo a Vd. Para hacerle saber que estoy muy agradecido por haberme confirmado el 28 de junio.

Para mí fue una cosa muy especial, fue como una comunicación directa con Dios y, a partir de ahora, mi vida será totalmente diferente porque estaré en la senda del Señor. Atentamente, un saludo de

************

Me alegro mucho de que vinieras a confirmarnos, me hizo mucha ilusión porque me alegra saber que, aunque estemos en la cárcel, le importamos a la gente y que se preocupan por nuestra reinserción.

Además, confirmarme era una cosa que he querido hacer desde que estaba en la calle pero siempre estaba ocupado destrozándome la vida y no quería ver lo que de verdad es importante de la vida como acercarme a Dios y gracias al padre D. José Luis lo he conseguido. Bueno, muchas gracias y espero que a Vd. Le gustara la misa de confirmación tanto como a mí.

                    ************  

Querido Sr. Obispo.       

Quería agradecerle que viniera usted a confirmarnos aquí al centro, porque fue una experiencia inolvidable para mí y todos los compañeros que estuvimos en la ceremonia.

 La confirmación me ha venido muy bien y estoy en paz conmigo mismo porque la confesión me ayudó bastante ya que recordé muchos pecados que tenía olvidados porque no quería sacarlos y este día lo he sacado todo y me he quedado en paz y quiero agradecérselo a usted que ha sido enviado por Dios para que pueda seguir sus caminos. Gracias

 

         CARTAS A DIOS:

     Querido PADRE DIOS, quiero contarte que me siento una persona nueva y con ganas de vivir la vida y olvidar mi pasado. Para mí, la confesión ha sido lo más bonito que me ha podido pasar porque por un momento me sentí muy a gusto y libre, como si hubiese nacido de nuevo. Fue algo inolvidable para mí, también querido Padre Dios llevo su espíritu junto al mío y es algo tan grande que me da fuerzas día tras día.

          Esta confirmación la llevo muy dentro porque hacía tiempo que no confesaba, porque mi primera comunión fue de pequeño y la verdad que no me acuerdo. Por ello, ésta ha sido muy especial y no la olvidaré. He estado muy a gusto y soy otra persona nueva.

          Doy las gracias a las personas que nos han dado la oportunidad de poder confirmarnos, por eso Señor mío, estoy alegre y muy contento por esta confirmación y por haber recibido al Espíritu Santo en mi vida. Desde el día 28 de junio, me siento otra persona, es algo que nunca me ha pasado, es como si algo dentro de mí haya cambiado y me siento libre y muy feliz. Es algo inexplicable querido Dios Padre Todopoderoso  

************   

          Querido PADRE DIOS, quiero contarte que estaba en paz conmigo mismo ya que a lo largo de toda la mañana fui notando como un espíritu llegaba a mí. Sé que hablo pocas veces contigo y que cuando lo he hecho ha sido cuando he tenido alguna inquietud o algo por el estilo.

          Después de la confirmación, mi madrina me regaló un libro de cómo hay que salir de los problemas acudiendo a Tu palabra y hay un capítulo en el que dice que si cada mañana cuando nos despertamos habláramos contigo, nos darías fuerzas para afrontar los problemas del día. Y ten por cuenta que de aquí en adelante hablaré contigo cada vez que pueda, sólo decirte que gracias por haber mandado Tu espíritu aquel día que a mí, por lo menos, me hizo ver muchas cosas que no veía o no quería ver. Gracias Padre.

************

          Querido PADRE DIOS, quiero contarte que me siento mejor conmigo mismo ya que está el Cuerpo de Dios dentro de mí y que al confesarme, que ya hacía años que no me confesaba, fue como una liberación para mí.

          En el día de hoy, sé que eres omnipotente y que tu amor es grandioso, quiero decirte que es recíproco y sé que nunca me abandonarás. Te quiero.

************

          Querido PADRE DIOS, quiero contarte que quiero vivir la vida de otra manera para recuperar el tiempo perdido con la familia, mi novia y para darle buenos momentos y demostrarles a la gente que la cárcel puede hacer cambiar a las personas y poder hacer el día de mañana mi familia

          También decirte que estos días he sentido tu presencia en mi corazón y que ya no voy a pensar en Ti en los malos momentos sino en los buenos que estoy muy contento de hacerme cristiano y pedirle por la salud de mi familia y por los que me han hecho daño para que los perdones.

          Un beso, como el beso que recibí yo en la confirmación. Muchas gracias y que le des muchos años de vida a los voluntarios para que sigan ayudando a la gente como yo.

************

          Querido PADRE DIOS, quiero contarte que me siento mucho mejor conmigo mismo porque cuando he confesado fue como si me hubiera quitado un lastre de encima que tenía desde hace mucho tiempo por desgracia y, la verdad, es que lo necesitaba.

          La confirmación para mí fue lo más grande porque es como si estuviese comunicando contigo al igual que comunico con mi familia. Fue algo muy especial que no lo podría explicar con palabras.

************

          Querido PADRE DIOS, quiero contarte que te doy las gracias por guiarme por este camino porque nunca había pensado en Ti pero ahora hablo contigo, te pido cosas para mí y mi familia y, a ver si ya no me dejas nunca y estás siempre conmigo, que como dice mi abuela “dios es el amigo que nunca falla” y lleva razón.

Cuando estoy y en misa, en los días de la confirmación y demás, me olvido de que estoy preso. Bueno, espero que me ayudes a salir de esta que nunca más te voy a fallar

—————

       Querido Padre Dios, después de mi confesión y confirmación quiero contarte que me siento muy alegre porque me ha hecho ilusión poder confirmarme y es como si algo dentro de mí hubiera cambiado.

La verdad es que estoy muy a gusto por haber recibido el Espíritu Santo y porque quiero salir ya de esta vida pecadora, por eso quise confirmarme, para poder seguir, Padre, tu camino. También quisiera agradecer que me hubieras ayudado y brindado esta nueva oportunidad. Gracias DIOS.


Carta del Sr. Obispo a los confirmandos

Los confirmandos le escribieron una carta personal al Sr. Obispo, exponiéndole con sencillez cuáles eran los motivos por los que pedían el sacramento.

El Sr. Obispo casi a vuelta de correo les contestó con estas palabras:

He recibido las cartas que me han enviado. Se reconoce “el dedo de Dios” en sus palabras. Les impartiré, si Dios quiere, con mucho cariño y alegría el don del Espíritu Santo que les ayudará en su vida presente y futura . Mis saludos para cada uno de ellos y para los capellanes.


TESTIMONIOS DE LOS VOLUNTARIOS

“Hasta ahora no había participado en ninguna celebración religiosa con los reclusos,

La verdad que sin perder el mensaje transcendental que suele impregnar a todas sus celebraciones, se compaginó con un aire alegre y festivo muy motivador para los reclusos y acogedor y hasta absorbente para los voluntarios. Nadie echó cuentas del tiempo.

En verdad que el Espíritu entró en más de un corazón, renovando las fuerzas e ilusiones.”

 

—————–

“De la Confirmación… no tengo palabras. Emotiva, sencilla y profunda, sincera, vivida. Me sentí muy bien, mi fe quedó fortalecida, así como mi deseo de colaborar.. “

——————

“Sobre las confirmaciones, solo decir que me produjo gran alegría comprobar in situ las palabras del Evangelio que constatan que hay que dar gracias al Padre porque las cosas importantes de la vida se las revela a la gente sencilla, porque así le ha parecido bien al Señor. Y yo quiero ser gente sencilla al lado de estos internos.”

——————-

 

 

EXPERIENCIAS DE FE Y DE ALEGRÍA COMPARTIDAS

El vuelo de la paloma

Desde al año1984 soy voluntaria de la prisión de Jaén. Allí he vivido momentos de sufrimientos, de impotencia, de tristeza y también de mucha alegría, pero nada comparable con la experiencia del día 28 de junio de 2012, día en que se confirmaron 15 internos entre chicos y chicas.

Después de recibir un catecumenado llegó el día esperado y deseado por todos. Conociendo lo difícil que es expresar mediante palabras sentimientos, intentaré mostrar mi testimonio.

El testimonio de un cristiano.

La alegría del cristianismo, incluso cuando se manifiesta al exterior, no es fanatismo, sino liberación de todo complejo; no es sentimentalismo, sino sentimiento de fe en aquel que ha depositado en su corazón un anticipo de las alegrías eternas de los cielos.

Algo nos faltaba a todos nosotros, Señor Jesús. Ese mismo algo insustituible, indispensable e indefectible que faltaba a tus discípulos. Nos faltaba a todos nosotros aquel espíritu de Verdad que pediste al Padre para ellos. El Padre te escuchó y ellos tuvieron su Pentecostés….

Fue entonces cuando vi revolotear una paloma, ¿Sabéis lo que me dijo? Que un cristiano tiene la obligación de buscar, de seguir y de servir a Jesucristo. Y Jesucristo está preferentemente en los pobres, en los marginados, en los enfermos, en los oprimidos, en los presos. En ellos es donde Él prefiere ser servido.

Momentos inolvidables los que allí se vivieron. Los internos fueron los protagonistas en esos días, su voz debía ser atentamente escuchada por todos nosotros: Para ser después diligentemente atendida, era necesario saber qué decían ellos de sí mismos y qué quieren de nosotros. En profundo silencio comprobamos la valentía y franqueza con que hablaban y fue entonces cuando descubrí encada uno de ellos esos valores interiores y esas virtudes tan importantes que nos edifican a todos… Sólo la luz y la fuerza del Espíritu Santo pueden transformar a los hombres corrientes en testigos de Jesús. Por algo ellos son los protagonistas preferidos. Momentos verdaderamente emotivos cuando se realizaron las peticiones y las ofrendas: Una chica ofreció su libertad total –salía al día siguiente-, un chico el título de Graduado Escolar, hubo quien ofreció unas fotografías de su esposa e hijos y también ofrecieron unas cadenas que, en la capilla, sostiene la Santísima Virgen en sus manos.

Gozo, lloros y mucha alegría.

Finalmente lo celebramos compartiendo un refrigerio.

¡Mi más sincera enhorabuena a todos los que deciden seguir a Jesús!

Jaén, 5 de Julio de 2012-07-10

Encarnita Albarracín Pérez