SEMANA SANTA EN PRISIÓN

 

Querida familia que te interesas por lo que sucede dentro de los muros de la prisión de Jaén. Os comunico lo vivido por quienes hemos celebrado el Triduo Sacro en “galilea de los gentiles”, en la prisión;  aunque las experiencias hayan sido redactadas por varios de los presentes, pero lo que se cuenta lo hemos experimentado todos los presentes.

JUEVES SANTO 

Mi celebración comenzó  a las 8.00 camino del Centro Penitenciario.

Un jueves muy diferente,  rodeada de los suyos. los pequeños los débiles de nuestra sociedad.

No puedo narrar con palabras los sentimientos, solo expresar que hoy he estado con Jesús.  Un Jesús que se ha arrodillado ante estos chicos (el Obispo presidió la celebración y lavó los pies), sin preguntarles nada solo con una sonrisa,  les ha la lavado los pies,  los ha acogido,…y ellos que cara de satisfacción,  como si ese agua lavara sus culpas,  como si comenzaran sus vidas.  Hoy he visto a Jesús mas vivo que nunca en ese pan que compartíamos y en las manos unidas al rezar, estaba sin preguntarnos a cada uno nuestro delito,. Gracias por darme Jesús la oportunidad de bajar a encontrarme contigo donde te gusta estar,  con los tuyos,  tus preferidos.

Hoy he vivido el Amor incondicional  entre cerrojos y puertas pero con más libertad que en plena calle..

VIERNES SANTO

 

¿Dónde buscar a un condenado?  En medio de ellos,  en el Centro Penitenciario,  con uno a cada lado.

Hoy me fui a buscarlo a la cárcel. y… lo encontré. Allí estaba en su cruz,  rodeado de otras muchas cruces. Un condenado con los condenados.  En medio de condenas justas o injustas,  pero condenas.   Y allí  estaban ellos,  mirándolo como si con su Cruz hiciera menos pesadas las suyas.  Cada lágrima que brillaba ante esta Cruz se convertía en sonrisa en el cielo y me recordaba esas palabras : Hoy estarás conmigo en el Paraíso.

¿Quién mejor te entendería hoy Jesús  que ellos,  los condenados por la sociedad,  los apartados,  los que no cuentan…? Con cada uno de sus besos a tu cruz venían a mi las palabras del Salmo: A ti me acojo Señor.

Libera tantos corazones que hoy te miran, te cuentan sus cruces y esperan en ti.

PASCUA

Antes de comenzar la celebración en común signos de que Jesús está resucitando nuestras vidas.

PEDRO (todos los nombres son ficticios): “Llevaba 5 años sin ver a mi sobrina porque mi hermano no me la quería traer, en estos días me la traído y la he visto por cristales”.

ANTONIO: Al entrar en prisión me clasificaron con riesgo de suicidio, ya me lo han quitado porque QUIERO VIVIR”.

JOSÉ: “Cuando ingresé mi familia no quería relaciones conmigo, ya las hemos reconstruido y vienen a verme”…
Ciertamente Jesús estaba cumpliendo su promesa: “Yo iré delante de vosotros a Galilea y allí me veréis” y efectivamente se dejaba ver
A nosotros nos tocaba cumplir su encargo: “Comunicad a mis hermanos que vayan a Galilea: allí me verán”. Eso es lo que estamos  haciendo con vosotros ahora.

¡BENDIGAMOS AL SEÑOR SIEMPRE Y EN TODO LUGAR PORQUE LA MUERTE HA SIDO VENCIDA!

ALELUYA