XIV CONVIVENCIA DE PASTORAL

 Nos escriben

“CRÓNICA DE UN DÍA DE AMOR Y ALEGRÍA”

[imagebrowser id=16]

El pasado domingo, 18 de septiembre, la Delegación Diocesana de Pastoral Penitenciaria ha celebrado la XIV Convivencia de Pastoral Penitenciaria, con una asistencia cercana al centenar de personas entre voluntarios de esta Delegación y de Cáritas, internos, funcionarios, familiares de internos y simpatizantes. En estas reuniones anuales no se presentan ponencias, ni temas o debates sobre los que discutir… Sólo nos reunimos para CONVIVIR, compartir las riquezas de nuestras vidas los que de una u otra forma estamos relacionados con la población penitenciaria.

Tras la entrega y presentación de las carpetas con la documentación, el Delegado comenzó la Oración, abriéndonos como una ventana a las cruces que se viven en el mundo de la Prisión y los sentimientos que estas provocan en los internos. El conocimiento de esta realidad, no noticiable, nos invitaba a trabajar para que el mundo penitenciario sea más humano, más cristiano, en definitiva, mejor.

 Terminada la Oración, los asistentes cada uno se fue presentando, contando un breve retazo de su vida; las presentaciones quedaron interrumpidas por la llegada del Sr. Obispo. También él hizo, con su característica sencillez, su propia presentación, haciendo un recorrido desde que era monaguillo, pasando por su primera comunión, la confirmación, la llegada al seminario para acabar de sacerdote y posteriormente de obispo.

Después comentó la cita evangélica de que “los primeros serán los últimos y los últimos los primeros”, como un ejemplo de la misericordia de Dios que, al igual que su Iglesia, quiere más al que más lo necesita. Por eso él nos hacía esta visita con amor.

Terminó agradeciendo, en nombre del Señor, la entrega de los equipos de Pastoral Penitenciaria y de Cáritas al servicio de los encarcelados. Sois el Cuerpo y la actuación de Cristo, nos dijo, y junto a Él construís el Reino de Dios aquí en la tierra.

 Esto es lo que se experimentó en la Convivencia, estábamos haciendo realidad el Reino. No había distinciones entre nosotros, todos compartíamos la oración, la comida, el baile, los sentimientos; reclusos y administradores de justicia, funcionarios y familiares de internos, quienes pasaron por la prisión y ya estaban en libertad, católicos y musulmanes y evangélicos, jóvenes y mayores… todos un solo cuerpo en Cristo, un adelanto del Reino.

A continuación se celebró la Eucaristía. Terminada ésta, vino el almuerzo y para “rebajar” la comida los juegos, bailes…

 Reanudada la convivencia, se dio lectura a las distintas cartas de adhesiones recibidas de diversas comunidades contemplativas y de amigos; seguimos contándonos testimonios de gestos concretos de amor que hemos presenciado entre internos, voluntarios, funcionarios, familiares… para concluir que el amor también se vive dentro de las rejas de la cárcel, y descubrir que ese amor gratuito nos viene de Dios. Como decía el lema de esta CONVIVENCIA, “el AMOR de Dios ha sido derramado en nuestros corazones”, nosotros, los que pisamos frecuentemente la cárcel, somos testigos de que ese AMOR se ha derramado en verdad y está actuando, no sólo en quienes nos hacemos presentes en nombre de la Iglesia, sino también, más allá de nosotros, en los que cumplen condena, en los funcionarios del Centro, en sus familiares y amigos. Este momento lo terminamos dando gracias a Dios, porque “así le parecido bien”.

Seguidamente con un precioso video se presentó un resumen de  las actividades del curso 2010 – 2011

Con un emotivo PADRENUESTRO cantado y rezado por todos los asistentes abrazados acabamos la jornada. y algunos de los cursos nuevos que se impartirán a partir de octubre.

………….Y hasta el año próximo.

NOS ESCRIBEN

En Jaén 28- 10- 2011

       A MI QUERIDA PASTORAL PENITENCIARIA

           En primer lugar, un fuerte saludo. Me encuentro en Málaga. ¡Hay un momento en el día!

          Recuerdo, el pasado 18 de septiembre, en el que pasé uno de los días más bonitos de mi vida, junto a muchos de ustedes que pasan por la cárcel, dedicando su tiempo y descanso para estar con nosotros. GRACIAS.

          Disfrutamos mucho con personas que conocíamos y otras que tuvimos el gusto de conocer. Mi reconocimiento a cada uno de ellos por el arropamiento y calor humano cariñoso y sincero.

          Nos hicisteis pasar un día entrañable. Hubo momentos de alguna que otra lágrima que recogíamos con la mirada y nos emocionaba, Hubo risa hasta la saciedad y complicidad. Jugamos, bailamos, comimos y lo mas importante hubo mucho cariño.

          Ese día tan veraniego y tan bonito, no hubiese sido perfecto sin ese jardín tan hermoso, formado por todos ustedes, Pastoral Penitenciaria, Caritas y nuestro querido señor Obispo.

 GRACIAS POR SER ESE ESLABÓN DE ESTA CADENA HUMANITARIA Y SOLIDARIA.

 Un fuerte abrazo caluroso de los internos del C.P. Jaén.

Que Dios les bendiga a todos.

ANTONIO MARTÍNEZ MARTÍNEZ

 


 

CARTAS, CRÓNICAS Y TESTIMONIOS DE LOS ASISTENTES A LA  CONVIVENCIA

     Llevaba ya varios años en ese lugar en el cual un día ya es mucho tiempo; desesperado, asustado, pensando que ya no habría otra vida que no fuese esa; miré al frente y allí estabais vosotros dos “Luisa y José Luis” (profesores de universidad). Ese fue el primer encontronazo con la vida real, esa que poco a poco te pone en el comienzo de lucha y fraternidad. A partir de ahí conocí a la Pastoral Penitenciaria, personas que por amor a Dios dejan su vida a un lado, pasan a acompañarte en un camino que con ilusión los presos queremos andar.

       “GRACIAS” Jose Luis. Me acuerdo de cada uno de vosotros; los profesores, Sole del taller de familia, Mercedes del taller de Salud,…esos voluntarios que como Cecilia nos habéis acompañado a todos los sitios y habéis vivido nuestro problema haciéndolo vuestro. Tampoco olvido al Sr. Obispo D. Ramón del Hoyo López, el cual siempre ha asistido a cada acto al que le hemos invitado. Un abrazo también para estos compañeros que han sufrido conmigo el vivir dentro de la penumbra carcelaria, Paco Granero, Carlos, Paco Moreno y tantos otros que he conocido y estos otros que están ahí viviendo en su corazón todo lo que yo y otros como yo hemos vivido anteriormente., tampoco os olvido, desde aquí; Alcázar. No perdais nunca la esperanza y como decia al comienzo de mi carta “los imposibles de hoy seran los posibles de mañana. Porque como decía Hermann Hesse:

       “Sabes perfectamente, en tu profundo interior que existe solamente una única magia, una única energía, una única salvación,……el amar. Entonces, ama tu sufrimiento, No lo resistas, no huyas de él, es tu odio lo que hiere, nada más.”

       Y, a vosotras, madres, la de cada uno de nosotros, quisiera compartir aquello que no pude compartir con la mía, os agradezco desde uno de mis abrazos hecho desde el corazón, !GRACIAS!, por agradar nuestra condena, al punto de pagarla por y con nosotros.

       Os pido a todos “mis compañeros” que luchéis por vosotros,  y por esa madre que por amor sufre en su piel el dolor de la condena (sin haber cometido delito)

        Un abrazo para todos, no me despido sin también agradecer a los funcionarios que han confiado en nosotros y luchan cada día por cada uno de nosotros, funcionarios de U.T.E., funcionarios de Módulo Respeto, todos los que nos habéis apoyado y ahora lo hacéis con otros.

        Gracias, todos estáis en mi corazón ¡OLÉ! ¡OLÉ!

 José Mª Jiménez Lozano


“NOS HICIMOS COMO NIÑOS DE UNA FAMILIA”  

Como en años anteriores, los presentes en la CONVIVENCIA pudimos ver por unas horas la Nueva Jerusalén venida del cielo, fruto de la gracia de Dios.

No preparamos charlas, ni conferencias, ni debates, sólo queríamos estar juntos los encarcelados y los funcionarios, los más jóvenes ¡cómo se van incorporando jóvenes al servicio de los presos! con los jubilados, las familias de presos con quienes habían pasado por la cárcel hace años, los cristianos con los musulmanes o con los evangélicos, entre nosotros también había un juez y un miembro de un gabinete de abogados y el Sr. Obispo como signo y cabeza de la Iglesia de Jaén.

Como cuando una familia se reúne en Navidad para cenar y solamente pretenden estar juntos, así nosotros. Todos (pasamos de los ochenta) nos íbamos contando algo de nuestro corazón, también el Sr. Obispo, y así podíamos comprender cómo se vive la condena por parte de los familiares, de quienes están allí por oficio, de quienes bajamos o los acogen en sus pueblos por vocación y, sobre todo, por parte de quienes están allí dentro un tiempo que ellos no se han marcado.

Nos contábamos lo que no cuentan los medios de comunicación: lo que hace sufrir y lo que ilusiona, los remordimientos y las esperanzas, la fe y las dudas de fe que producen tales situaciones. La Convivencia era como una ventana para asomarnos a los corazones de quienes nos implicamos por necesidad, por profesión o por servicio gratuito al mundo de las personas en prisión.

Como una gran familia estuvimos en torno a la mesa de la eucaristía y después repartidos por las mesas del comedor.

Para hacer mejor la digestión nos pasamos al patio; cantábamos, bailábamos juntos sin distinción alguna, en los juegos todos éramos como niños, se entendía que “si no os hacéis como niños, no entraréis en el Reino”: aquel corro, canto y baile era un trozo de Reino de los Cielos, así quiere Dios la convivencia humana, nosotros la estábamos experimentando.

Para terminar nos estuvimos contando gestos de amor que apreciamos tanto de parte de los internos, como de los funcionarios, por supuesto también aparecieron gestos de los familiares y voluntarios y colaboradores de Pastoral.

Agradecidos a que Dios haya repartido su AMOR en nuestros corazones para que nosotros lo repartamos en los demás, rezamos entrelazado el Padre Nuestro. Y nos despedimos hasta pronto.

   


Monjas Dominicas contemplativas (de clausura)

de Torredonjimeno

      Queremos prometerle desde estos momentos nuestras intensas súplicas por el feliz y provechoso día de Convivencia que llevarán a cabo el próximo día 18, los miembros de  la Delegación de Pastoral de Penitenciaria junto con los hermanos internos.

          Desearíamos que vd. les compartiera de parte nuestra que hay muchas personas que lo han dejado todo movidas únicamente por el amor al Señor Jesucristo en plena juventud, para dedicarse a Él, para escuchar su Palabra, para vivir el  sacramento de la Eucaristía, para poner su  vida en común con personas que anteriormente no se conocían de nada,  y que también han reducido su espacio vital a un monasterio, pero que por nada del mundo cambiarían su modo de vida, pues nos sentimos plenamente realizadas porque el Amor de Dios nos llena y satisface plenamente.

         Somos muy  felices con poco y nuestra jornada transcurre serenamente  entre la oración, el trabajo, la convivencia ( a veces difícil!), el estudio, el recreo, etc.  y que en todas estas actividades no nos olvidamos del mundo ni de nuestros hermanos los hombres, y que de todos ellos procuramos hablar a Dios para que cada día se manifieste en sus vidas, en cualquier situación que estén viviendo.

        Todo es gracia y de todo podemos aprender y sacar provecho. Nada ocurre por casualidad, todo lo permite Dios para nuestro bien, si con limpieza de corazón como los  niños,  queremos verlo… y  todo nos ayuda a crecer y a madurar.

         !Hay que aprovechar las ocasiones que la vida nos ofrece! Son regalos de nuestro Padre Dios!

         Que Él os bendiga a todos.

        Nada más por ahora, recibid el saludo de esta comunidad de Monjas Dominicas contemplativas (de clausura) de Torredonjimeno,  que no deja de rezar por todos para que abráis vuestra alma y corazón a Dios y Él la llene plenamente. Seguro que así seréis inmensamente felices, estéis donde estéis!.

         Que Dios os bendiga y la Virgen María, Madre de La Merced, os acompañe siempre.


Monjas Trinitarias de Andújar

          Queridos hermanos en Dios Trinidad:

          Hemos recibido la comunicación de la próxima convivencia de la Pastoral Penitenciaria de Jaén para el día 18 de septiembre. Nos alegramos de corazón  que contéis con nosotras y nos sintáis como parte de vuestros encuentros.

      Es cierto que os acompañamos y que tratamos de alentaros en todos vuestros trabajos y programaciones. Pedimos al Señor que os ilumine con su Espíritu y os conceda todo aquello que necesitáis para seguir prestando este magnífico servicio en favor del mundo de la cárcel, pero sobre todo nuestra oración, si nos permitís una pequeña predilección, quiere alentar a los internos y a sus familias, queremos ser sus portavoces ante el Señor y llevarle todas sus necesidades y preocupaciones lo antes posible para que Él se haga presente en sus vidas y les otorgue aquello que más necesiten.

          Nos encanta compartir vuestros encuentros y que nos hagáis llegar vuestros proyectos y conclusiones, así como todo lo que compartís . A nosotras, igual que a vosotros, nos hace mucho bien conocer los gestos y las palabras de aquellos hermanos nuestros que están viviendo circunstancias muy particulares.

        También, en algunas ocasiones, las hacemos llegar  a otros hermanos que nos escriben desde otros puntos de España y les hace mucho bien compartir los sentimientos y vivencias de quienes están viviendo situaciones iguales o parecidas.

          Contad siempre con la cercanía de nuestra oración.

          Fraternalmente