CONVIVENCIA EN MANCHA REAL

Álbum de fotos

Álbum de fotos

El pasado 18 de febrero tuvo lugar la ya tradicional convivencia en Mancha Real entre feligreses de la parroquia de la Encarnación, voluntarios de P.Penitenciaria e internos del C.P. Al igual que el año pasado comenzó con una visita a la COOPERATIVA DE SAN FRANCISCO donde pudimos desayunar churros con chocolate y donde nos explicaron el funcionamiento de la misma. Tras un paseo por el monte llegando este año un poco más arriba en el ascenso hasta un bonito mirador tuvimos un emotivo rezo ante la  Virgen en la Ermita de la Inmaculada. Seguimos con una abundante comida en la que no faltó de nada  y un rato de convivencia tras  los postres y el café donde pudimos exponer las impresiones personales acerca del día transcurrido.

SALUDOS Y TESTIMONIOS DE LOS INTERNOS

Los internos aprovecharon para saludar a sus familias a traves de la página de Pastoral y posteriormente y a petición nuestra contestaron a una serie de preguntas y elaboraron su propia crónica del día:

  VICTOR.- A la llegada, me sentí nervioso pero cuando nos recibió la familia, me puse y más tranquilo y a gusto, alegre según se iba pasando el tiempo como si los conociera de toda la vida, en confianza. Para mi fue como una experiencia nueva. Me sentí querido y arropado por las personas que me rodeaban.

Lo que mas me gusto fue la visita a la Ermita, la hora de la comida, todos reunidos como una gran familia, el paseo por el campo conversando.

Me ha servido para darme cuenta que sin drogas ni alcohol puede ser una persona feliz y disfrutar de la vida.

Me hubiese gustado que hubiera durado más tiempo.

Decir, que estuvo muy bien organizado y estoy muy agradecido por todo y a mis compañeros, que estuvimos todos muy bien y muy unidos

   MATÍAS.- Sentí que era uno más de sus amigos y muy feliz y querido, como nunca me imaginaba.

Lo que mas me gusto el recibimiento fue increíble, y la acogida que tuve, fantástica.

Me ha servido para darme cuenta que puedo pasarlo bien, sin drogas. Que hay personas estupendas que no les importa lo que hayas hecho, sino, quien eres ahora.

Me hubiese gustado bailar, porque estaba muy contento y feliz, pero me dio vergüenza, ganas sí que tenía.

Creo que no les faltó detalle, todo era perfecto y todo salió a pedir de boca, sin ningún problema.

  DAVID.-  De Jaén partimos a las 9 de la mañana. Después de darnos la bienvenida, como éramos muchos, nos pusieron una tarjeta de identificación con nuestro nombre y después de las fotos, pasamos dentro a desayunar. Consistió en café, churros, aceite, bizcocho, habas, jamón… A continuación recogimos las mesas. Uno de los encargados de la Cooperativa nos explicó su funcionamiento. Luego, nos dividimos en grupos para coger los coches e irnos a la Sierra para con el fin de hacer una ruta.

Todos disfrutamos y caminamos juntos, saliendo un poco de la rutina diaria, e hicimos deporte. A medio día, sobre las 2, marchamos a la Ermita de la Encarnación y tuvimos una Misa en agradecimiento a la Virgen, fue muy agradable. Cuando terminó, nos fuimos a comer, para reponer energías: gambas, jamón, chorizo, entrantes, estofado, postre, café, …

Tuvimos un rato de conversación, comida y relajación.

Por la tarde, nos reunimos en un salón y compartimos un rato de convivencia, opinando sobre el día y qué nos había parecido, con esas personas encantadoras.

Finalmente tuvimos la despedida, y de nuevo para Jaén.

Cuando llegamos me gustó la bienvenida que nos dieron esas personas; con abrazos, besos y abrazos, presentándose todos uno por uno más de treinta personas.

El cariño con el que hacen las cosas, la comida, toda casera que prepararon en su casa, levantándose temprano para que todo estuviera a punto sin faltar detalle.

Lo que mas me gustó fue ver a las familias enteras, padre, madre e hijos, me recordaron a la mía. Te acogen como si fueras uno más de ellos. Me dio una alegría sana al verlos tan felices y saber que yo tengo también una familia así y no puedo compartir con ellos.

Me ha servido para seguir esforzándome y trabajar más mi persona, tanto mi conducta como mis malos hábitos y entender que todo se puede conseguir con esfuerzo y voluntad.

Me gustaría, que al tratarse de una convivencia, que se aprobase, a dos familiares nuestros para compartir juntamente. Creo que sería una terapia muy efectiva tanto para mí como para los míos.

Pediría a los organizadores de Prisiones que intente facilitar a más personas que puedan salir. Me parece que salimos pocos.

A mis compeñeros les diría que no se desanimen. Ellos, pronto, con esfuerzo y trabajo, también tendrán salidas y vivirán una experiencia única.

  RAFA.-Salimos a las 9,15 en los coches particulares de los Voluntarios, para ir a Mancha Real. Al llegar a la Almazara, nos estaban esperando un grupo de voluntarios de la Pastoral y el recibimiento fue muy cordial.

Desayunamos, nos hicieron fotos y desde ahí fuimos a la Sierra. Estuvimos en el Mirador, que fue algo muy bonito para mí, y una nueva experiencia. La colaboración fue estupenda y me sentí muy acogido. A continuación fuimos a comer al lugar donde está la Ermita de la Encarnación. Hicimos actividades y tuvimos una misa. Cantamos, bailamos, fue algo estupendo y divertido; yo quedé muy contento y emocionado, estuve hablando con dos mujeres y me dejaron sorprendido al decirme que yo les apartaba para …cosas.

 

Me sentí acogido, querido, respetado y feliz.

El momento que más me gustó fue el momento que canté. Y ver a la gente lo feliz que estaba.

Me ha servido para experimentar que yo puedo relacionarme con la gente y que hay personas buenas

No mejoraría nada, todo lo vi muy bien.

Observé en los compañeros timidez. Por lo demás nos portamos todos muy bien.

Me sorprendió lo bien organizado que lo tenían todo.