CONVIVENCIA CON LOS MARISTAS

Nos escriben

Subida a la Cruz con la Pastoral Marista

 

Album de fotos

Album de fotos

El Sábado día 24, un grupo nutrido compuesto por internos e internas, voluntarias de Pastoral, muchachos pertenecientes a la Pastoral Marista, dos funcionarios geniales, y Don José Luis, tras coger fuerzas con un buen chocolate con churros, nos dispusimos a subir andando en dirección a la Cruz del Castillo de Santa Catalina. Dejando atrás la sede de Pastoral Penitenciaria, visitamos la judería, para posteriormente adentrarnos en el Barrio de la Magdalena. Subimos las empinadas cuestas de este histórico barrio de nuestra ciudad, y nos dirigimos hacia el mirador de la Carretera de Circunvalación desde donde se puede ver una de las imágenes más bonitas de la Catedral. Después de esta parada, continuamos nuestro camino en dirección al Castillo de Santa Catalina y la Cruz.

Durante el paseo, tuvimos la oportunidad de charlar unos con otros, de hacernos fotos, o de contemplar el paisaje.

Una vez hecha la pertinente visita al Castillo, bajamos a la zona recreativa, donde nos estaba esperando ya la comida, que después de la caminata, ¡había hambre!, y en la comida, buen rollo, risas,… en definitiva, un día para eso, para con-VIVIR!

Terminada la comida, se nos unieron unos chicos vinculados a la Pastoral Universitaria que estaban por el Neveral de convivencia; allí todos juntos, ellos y nosotros, de manera espontánea, expresamos que era aquello que le había gustado del día, un rato donde se compartieron muchas cosas, algunas ilusiones y no pocas esperanzas.

Tras una rápida bajada otra vez a la civilización, fuimos a la Parroquia de San Miguel, para terminar nuestro día ante el Señor. Una sensación era unánime, “es un día inolvidable”.

Muchísimas gracias a todos: a los internos e internas, a las voluntarias de Pastoral, al grupo de Maristas, a los funcionarios, al grupo de Pastoral Universitaria, a Don José Luis. Gracias por hacer posible todo esto.

 Nos escriben

Tras la convivencia entre el grupo de jóvenes de los maristas e internos del C.P. recibimos este correo: