CONVIVENCIA CON LA PARROQUIA DE SAN FÉLIX DE VALOIS

 ¡…Y A LOS POBRES SE LES ANUNCIA EL EVANGELIO!

ÁLBUM DE FOTOS

Con esta frase se podría resumir el día de libertad que la parroquia de San Félix de Valois de Jaén ofreció a un grupo de internos del Centro Penitenciario el pasado sábado, 26 de mayo.

Esta frase la pronunció Jesús cuando Juan Bautista, desde la prisión, envió a preguntar a Jesús si era él “el Profeta que tenía que venir”, que esperaba el mundo, para mostrarnos el camino de vuelta al Paraíso perdido por los hombres.

Esta frase sirvió a don Luis María (el párroco de San Félix) para explicar lo que estaba pasando entre nosotros en el momento de la tertulia después de la comida: “Ahora POBRES de libertad sois los que estáis cumpliendo condena en el Centro;  y EVANGELIO es lo que estáis recibiendo a lo largo de todo el día, porque  “Evangelio” significa buena noticia.

Comentaba uno “para mí empezó la buena noticia anoche cuando me acosté pensando que hoy iba a pasar un día en la calle”, “para mí –añadía otro- buena noticia ha sido ver tanto paisaje desde la altura del castillo”, “para mí, ser tratado como nunca fui tratado en mi familia”…  y así fuimos dándonos cuenta de que el día entero había estado lleno de “buenas noticias”, de que A LOS “POBRES DE LIBERTAD” SE LES HABÍA ANUNCIADO “EL EVANGELIO”.

La jornada empezó, ¡como está mandado!, con los churros y las tostadas y los zumos de naranja y los cafés o/y chocolates… y el cigarro en la puerta de la cafetería.

Siguió con la visita al Castillo de Santa Catalina, donde nos esperaba una competente guía, Teresa, a la vez cercana y erudita; hubo quien disfrutó haciéndose una foto encadenado en las antiguas mazmorras.

En la parroquia nos esperaban para compartir aperitivos, pollo asado con patatas y tarta y helado; pero sobre todo con una intensa tertulia de sobremesa, un interno nos regaló un canto a la madre, que hizo saltar algunas lágrimas. En el intercambio nunca apareció la palabra “preso”, que se sustituyó por “hermano” o por “persona”, o “amigo”. ¡Cuánto amor flotaba en el ambiente!

Subimos, ¿cómo no?, a ver las instalaciones del World Padel Tour; por el camino nos sentamos en la terraza de una cafetería para tomar un café y, a la vuelta, en un heladería para degustar helados artesanos, granizadas, horchatas.

Además sacamos tiempo para visitar la catedral y su museo. Total que no nos aburrimos en el día de libertad y convivencia.

La próxima CONVIVENCIA la tendremos con la parroquia de Mancha Real en el mes de junio.

RESUMEN QUE HACEN ALGUNOS INTERNOS

DE LO VIVIDO EN ESTA CONVIVENCIA

            Para mi cada salida es diferente, el encontrarte con gente maravillosa, que solo sabe darte cariño y demostrarte que eres especial, siempre será digno de agradecer, muchas gracia por la labor que hacéis, por dar tanto a cambio de nada, por ser gente buena que se sienta en la mesa con gente completamente desconocidas pero tratáis como si las conocierais de toda la vida, espero de todo corazón que la vida siempre os vaya bien y que nunca dejéis esta labor, porque sinceramente sin saberlo vosotros mismos nos hacéis sentirnos personas, gracias al padre que nos acogió en su parroquia y nos demostró que con amor el mundo es diferente, un abrazo a todos y cada uno de los voluntarios,  a pastoral penitenciaria porque sin ellos nunca sería nada posible.

            Uno de los momentos del día cuando nos reciben los componentes de san Félix con el cariño que nos reciben sin conocernos, otro momento fue la iglesia tan grande que vimos, me impresiono mucho.

            Los sentimientos que tuve, mucha alegría y mucho cariño, en la reunión de la tarde salieron muchas emociones, cuando estuvimos hablando.

            Que sigan siendo las mismas personas siempre que nos dan mucho apoyo y esperanza, muchas gracias por todo.

            En general me han gustado todos y cada uno de los momentos del día, conocer a gente nueva, buena y bondadosa, siempre es agradable, pero también me gusto mucho la iglesia tan grande, amplia y bonita y como no, la catedral.

            Los sentimientos estuvieron a flor de piel todo el día puesto que se disfruta mucho y hay muy buena convivencia.

            Su gran labor por acogernos y aceptarnos ya no es un consejo sí, no gratitud, pero a la misma vez animarles para que seguir así y entre todos hacer de este mundo cada día un poco mejor, gracias a su implicación por la causa. Un abrazo muy grande y muchos besos.

            Las impresiones de aquel día, fueron muy bonitas y nuevas ya que yo nunca había ido al castillo ni a la catedral.

            Sobre los sentimientos fueron muy grandes por todo, por las personas que siempre nos dan tanto cariño y confianza.

            Sobre las personas que vayan nuevas, el consejo que les daría, que fueran ellos mismos y se dejen querer, ya que todas la personas que hacen posible estas salidas siempre tendrán un sitio en el reino de los cielos.

            Darle muchos abrazos al padre Luis María y a las personas que estuvieron con nosotros, hasta pronto hermanos míos.