CONVIVENCIA CON LA PARROQUIA DE EL SALVADOR

COMO EN LAS IGLESIAS JÓVENES

ÁLBUM DE FOTOS

El pasado día 17 de febrero, sábado, La Delegación de Pastoral Penitenciaria de acuerdo con la Parroquia de El Salvador de Jaén organizó una CONVIVENCIA con un grupo de internos y ex- internos.

Como siempre la Convivencia comenzó con unos churros, y tostadas, y cafés, y zumos, y chocolates y… sobre todo con mucha confianza, como una familia en torno a una misma mesa, desayunando un día de fiesta.

De aquí nos subimos a visitar el Castillo de Jaén, nos recibió un guía que nos introdujo de forma muy pedagógica en la historia de ese monumento; después por nuestra cuenta fuimos visitando todos los espacios que se pueden visitar.

De aquí nos bajamos a la parroquia donde unos esperaban más amigos del equipo parroquial y unos aperitivos “exagerados” en variedad y cantidad.

Cuando ya estábamos satisfechos, llegó la comida recia: tortillas de patatas, de pimientos, flamenquines, croquetas… no sigo enumerando para no dar envidia a quien esté leyendo este comentario.

Pero aquí no terminó la comida, después venía el café con los postres y los dulces; hubo chiquito que se tuvo que desabrochar el pantalón.

En la tertulia de la sobremesa, fuimos poniendo en común los sentimientos vividos a lo largo del día. Nos habíamos sentido rodeados de tanto amo: las de preparación de la comida, los mismos detalles de colocación de los platos, pensando lo que más nos podría gustar. Todos, los anfitriones y los visitantes, habíamos experimentado ser amados y haber amado los unos a los otros.

Como dijo uno de los participantes, así fue la primera iglesia, así fue como LA IGLESIA JOVEN se iba multiplicando en los lugares donde había un grupo de cristianos, que celebraban de esta manera la Cena del Señor, porque a continuación pasamos a un salón para celebrar la eucaristía.

En un momento de la comida también nos visitó el párroco, don Francisco Rosales, que entre viaje y viaje sacó un momento para saludarnos y ofrecer la parroquia como lugar de acogida.

El resumen de uno de nosotros fue: ESPECTACULAR; lástima que este espectáculo no sea conocido por los medios, pero es real, tan real como los encuentros de violencia que cada día nos salpican en las noticias.

COMENTARIOS DE LOS INTERNOS

Desde el principio en el desayuno nos sentimos sin diferencias, en armonía por parte de los que nos recibieron, fue un momento muy agradable de risas, no había diferencias y nos sentimos muy especiales por partes de todos los voluntarios de “el salvador”.

La visita al castillo fue super-excepcional, el mismo guía que nos recibió y explicó al monumento de manera adecuada a nosotros; recorrimos todos los espacios, incluso nos metimos dentro de las rejas de las cárceles y nos atamos a sus cadenas.

Fueron muchos los sentimientos vividos; nos sentimos muy orgullosos de todos los voluntarios, nos sentimos integrados, normalizados, comprendidos y admirados y aceptados por todos sin diferencias; por todo ello y, viendo como nos trataron, pudimos recordar que fuera de la prisión queda y hay gente que confía en nuestra reinserción en la sociedad; todos estos sentimientos nos hacen sentirnos más fuertes para seguir luchando por nuestra libertad y saber que hay personas que luchan para que nosotros seamos más fuertes y más luchadores para conseguir nuestra libertad.  

Todos queremos agradecer el acogedor recibimiento del equipo de la parroquia de            El Salvador y decirles que sigan haciendo esta convivencia para que compañeros nuestros vean en realidad  como se portan con nosotros, el trato y la humildad con que nos acogen, que sigan haciendo esta labor tan especial para nosotros.

gracias a todos

y siempre ASÍ DE ESPECIALES