XX CONVIVENCIA DE P.PENITENCIARIA

ÁLBUMDE FOTOS

ÁLBUMDE FOTOS

CARTA DE UN INTERNO A SU MADRE

CARTA DE ÁNDRES JAVIER

COMENTARIOS DE LOS INTERNOS

El pasado domingo, 25 de septiembre, la Delegación Diocesana de Pastoral Penitenciaria celebro su XX CONVIVENCIA DIOCESANA; a la convocatoria acudieron internos del Centro Penitenciario, familiares de los mismos, antiguos internos, voluntarios que semanalmente imparten cursos en el Centro, colaboradores que a lo largo del año organizan en sus parroquias, cofradías, y otros grupos convivencias con reclusos, y en general, amigos que nos ayudan de una forma u otra; en total nos reunimos 130 personas. Este año, también se incorporaron los seminaristas.

El Sr. Vicario General, en representación del Sr. Obispo, ausente en Roma, nos animó a seguir trabajando en unión con la iglesia diocesana. El Sr. Director de Centro Penitenciario también pasó con nosotros un tiempo, exponiendo los proyectos para este año seguir facilitando la preparación a la libertad de quienes cumplen condena en Jaén. También se hizo presente el nuevo Rector del Seminario, ofreciendo sus servicios a los presentes y animando a los seminaristas a conocer este campo de la pastoral diocesana.

El día entero se ocupó con intervenciones de varios internos, contando sus experiencias de haber recuperado la fe, las relaciones con la familia, la propia autoestima, la esperanza sobre su futuro durante el tiempo de cumplimiento de la condena; los que pasaron por el Centro y ahora disfrutan de libertad contaron los avatares y triunfos hasta situarse en una vida libre de condenas, de adicciones, de pasado que lastra el presente.

El Delegado dio pistas para reconocer que el amor, que Dios siente por los encarcelados, ha sido derramado en los corazones de quienes los acompañamos para que también nosotros los derramemos sobre ellos.

La voluntaria más antigua del grupo (lleva 34 años visitando la cárcel) contó el secreto de su permanencia alegre en este campo pastoral, salpicando su relato con anécdotas de tantos años.

La eucaristía fue el tiempo fuerte de experimentar  que “los cielos nuevos y tierra nueva”, que “la nueva Jerusalén que desciende del Cielo”, anunciada en el Apocalipsis, ya está llegando a la tierra, lo notábamos.

Terminamos conscientes todos llevábamos dentro el Amor de Dios para que nosotros lo derramemos sobre todos, especialmente sobre quienes carecen de los signos diarios de amor por su situación de privación de libertad.

Demos gracias a Dios porque su misericordia llena la tierra, de ello somos testigos los que estuvimos en la XX CONVIVENCIA DIOCESANA DE PASTORAL PENITENCIARIA.



CARTAS DE ADHESIÓN

DE UN VOLUNTARIO

Estimado José Luis.

Siempre es un regalo compartir este día con la familia de Pastoral Penitenciaria.

Lo que se oye y se vive es la realidad. Siempre me interpelará las familias; el sufrimiento que encarnan tantas vidas marcadas por la adicción a la droga; y sin embargo, las madres, los hermanos, los padres, y los hijos (casi) siempre están allí, “al pie de la cruz”, o como el sincero testimonio de Pedro Cristóbal, natural de Cirene. Dios nos regala estos días y por eso estamos alegres.

Me pongo a disposición vuestra, mi disponibilidad, al estar ahora en Málaga es limitada; al mes suelo ir dos o tres fines de semana a Jaén; si hay algún voluntario que quiera dar un curso el domingo; podríamos estudiar la formula de que pueda descargarlo en los fines de semana que yo pueda ir.

Intentaremos, no obstante, hacer una salida, posiblemente, con los catequistas del cole de Maristas, y nuestro deseo es que sea una subida a la Virgen de la Cabeza. Nos pondremos en contacto contigo a lo largo de este primer trimestre para ver vuestra disponibilidad

Un abrazo

MONASTERIO PURÍSIMA CONCEPCIÓN DE JAÉN

 Estimado D. José Luis y demás hermanos: La paz del Señor esté inundando vuestros corazones.

Con gran cariño seguimos todas vuestras actividades de las que somos informados por D. José Luis y demás agentes de pastoral penitenciaria.

Nos alegra el próximo encuentro que vais a celebrar el próximo día 25 de septiembre, al amparo de Ntra. Sra. De la Merced, Madre nuestra que nos acompaña en todos los instantes de nuestra vida.

Esta comunidad de dominicas de Jaén quiere hacerse presente a través de estas líneas para mostraros nuestro apoyo orante, nuestro cariño fraterno y nuestros mejores deseos para que este Encuentro sea ocasión de esperanza, luz y alegría para todos vosotros. También pedimos al Señor que os haga sentir su presencia misericordiosa y sanadora de una forma muy  especial rompiendo todo aquello que os ate, pues verdaderamente con Cristo “sois libre a pesar de las rejas”

Bueno queridos hermanos ya sabéis que desde nuestra clausura os acompañamos con nuestra oración y cariño para que pronto podáis disfrutar de “la libertad de los hijos de Dios” que os ama entrañablemente al igual que nosotras.

Estaremos muy unidas a este Encuentro y cada día…

Un abrazo fraterno en Cristo y nuestra Madre la Virgen María.

La Comunidad de Dominicas de Jaén

REAL MONASTERIO DE SANTA CLARA DE JAÉN

Paz y Bien

Queridos D. José Luis y hermanos todos. Hemos recibido la carta en la que pedís que nos unamos en la oración el día 25, estaremos como nos decís con vosotros, como siempre.

Precisamente ese día a las 6 de la tarde, hará la Profesión de Votos Temporales Sor María Alicia.

También vosotros tenéis que rezar por ella, para que sea siempre feliz.

Unidos en el Señor siempre.

Un abrazo de todas.

CONVENTO DE SANTA CLARA DE ALCAUDETE

Rvdos. Padres Capellanes

Estimados en el Señor: Paz y Bien

Gracias por su amable carta comunicándonos la convivencia que van a tener el 25 de este mes.

Nosotras todos los días les tenemos presentes ante el Señor y, cuando celebran algo especial, redoblamos la oración unidas a Vds. En su apostolado para que el Señor bendiga sus trabajos dando mucho fruto de santidad en su Iglesia.

Con saludos de la Comunidad.

ESCLAVAS DEL SANTÍSIMO Y DE LA INMACULADA DE JAÉN

Que la Paz del Señor esté siempre con todos ¿Cómo se encuentran?

  1. José Luis, D. Juan Antonio y D. José, Capellanes, muy estimados en Cristo:

Hemos recibido su atenta y cariñosa carta y queremos decirles a Vds. Y a todos nuestros hermanos los que sufren alguna pena, que aún dentro del sufrimiento que pueden tener deben alegrarse al saber que Dios es Padre lleno de misericordia y siempre nos bendice y abre sus brazos de misericordia para abrazar con amor a cuantos le quieren encontrar. 

Él está esperándonos a todos y en el Santo Evangelio Jesús nos dijo y sigue sonando su voz en las palabras: “Venid a Mi todos los cansados y agobiados y yo os aliviaré…”

Desde nuestra oración silenciosa en la clausura y ante Jesús Sacramentado, os recordamos con inmenso cariño; ante Él y nuestra queridísima Madre la Stma. Virgen, ella con ternura de madre nos espera y quiere siempre auxiliarnos en todas nuestras necesidades.

“A Jesús por María”, ésta máxima nos debe animar mucho. Para todos deseamos que Ella, la Stma. Virgen sea nuestra Estrella que nos guíe siempre al que es: “Camino, Verdad y Vida” ¡Cristo!. Que Él os bendiga a todos

Con estos deseos, muy unidos en la oración, les saludamos a todos (el Señor sabe vuestros nombres) con afecto y abrazo fraterno, toda la Comunidad. En Jesús y María. 

De carmelitas de Beas

ve María! Estimados capellanes, personal de la Pastoral Penitenciaria, internos, y participantes todos de esta Convivencia, sólo unas letras para hacernos presentes ahí con todos en ese día en que el Señor os hará llegar algo especial a vuestros corazones. Desde otras rejas, las de la clausura, queremos que sintáis nuestra cercanía por medio, sobre todo, de nuestra oración. El Buen Dios que está siempre presente de los labios y del corazón de todos, pero especialmente de los que sufren, en este Año de la Misericordia lo está aún más y si acudís a Él con confianza os dará la fuerza y la luz para poder seguir caminando en medio de las dificultades. Y aunque esta vida se os haga a veces muy dura, si en el fondo de vuestro corazón procuráis actuar en cada momento lo mejor que podáis y sepáis y no perdéis la esperanza en Dios, notaréis Su ayuda a veces ya en esta vida, pero sobre todo cuando termine esta y comience la Verdadera Vida que no tiene fin. Esta es una de las razones por las que nosotras hemos elegido vivir para siempre encerradas en un convento, rezando para que muchas personas que todavía no han conocido el AMOR de Dios lo experimenten y se sientan arropados por Él incluso en medio de situaciones muy difíciles. Que la Virgen, Nuestra Madre bendiga a todos. 

De Trinitarias de Andujar

Andújar, 25 de septiembre de 2016

Queridos hermanos de la Pastoral Penitenciaria de Jaén:

Nos ha llegado la noticia de la celebración de vuestro próximo Encuentro, el día 25 de septiembre, en el Seminario de Jaén.

Desde hace algunos años estamos compartiendo con vosotros todos estos encuentros, vivencias y experincias que nos han unido en el seguimiento de Cristo y en el amor a los hermanos carentes de libertad. Aunque tengamos exigencias y compromisos distintos, pero todos buscando la misma meta y acompañamiento.

Compartiendo y compartiendo se nos han hecho familiares vuestros encuentros, hasta el punto de considerarlos como algo muy nuestro. Por eso, al inicio del vuestro de este año, Año de la Misricordia, os acompañamos con nuestra oración, desde la que queremos hacer presente a Dios en la mesa de vuestra reunión. Como acostumbráis a decirnos, antes de que os reunáis ya sentís como nosotras vamos preparando los detalles del encuentro. Es verdad, queremos preparar vuestra mesa con toda clase de detalles.

Habéis escogido un tema muy hermoso, no podía ser menos en este año tan particular : «Dios es cariñoso con todas sus criaturas». Verdaderamente la misericordia tiene que estar presente en el corazón de todos los seguidores de Jesús ; sabemos que vosotros, desde esa profecía misericordiosa, soñáis y os implicáis en la construcción de un mundo nuevo en el que todos estos hermanos y hermanas visitados por el dolor de la falta de libertad puedan vislumbrar horizontes nuevos de amor misericordioso palpable en sus personas.

Deseamos de todo corazón que seáis siempre presencia de la misericordia del Padre, buenos samaritanos, como el Hijo, y abiertos siempre al Espíritu creador.

Fraternalmente unidas en la comunión trinitaria

Monjas Trinitarias de Andújar



Carta a mi madre

Jaén, septiembre de 2016

¡Hola mamá! ¿Cómo estás?

       Quiero que estés bien, que te encuentres a gusto, que seas feliz.

      Ya sé que tenía que haberte contado todo esto hace tiempo, haberte escrito antes, no creas que me he olvidado de ti, lo que pasa es que siempre estoy dando vueltas a la noria de mi vida, que si esto, que si lo otro y nunca lo que de verdad quiero, ya sabes como soy…

         Pero vamos a olvidarnos de esas cosa, ¿vale?. Hoy quiero hablarte, quiero sentirte, quiero contarte mis cosas…, tengo muchas cosas que decirte y de las que tenemos que hablar.

         También recuerdo cuando tu trabajabas haciendo jerséis de punto para las tiendas que te los encargaban y con lo que sacabas compraste aquella nevera tan grande, ¡qué grade era!.

         Mamá, me acuerdo de muchas cosas,  ya ves, pero lo que tengo grabado, es la tarde en que te perdí, el miedo que me tenías, la cara que ponías, que estando yo en tu casa no querías entrar, cuando me llevó la policía. Hoy te doy gracias porque sé que lo que hiciste fue para salvarme la vida y recuperarme como hijo. Recuerdo que tu le decías a la policía que no querías que me pasase nada, sólo que me curase.

         Gracias Mamá, porque de no ser por ese amor de madre que me procesas, hoy etaría reunido con mi padre y seguramente me recordarías como a él, por el temor.

        ¿Sabes?. Han pasado algunos años y ya me han ocurrido muchas cosas, bonitas y feúchas, pero lo mejor que me ha pasado es que te he recuperado y que ya no te quiero perder nunca.

         Mamá, me saqué el carnet de conducir para llevarte a ti en el coche, de copiloto, para que me señales los caminos que tengo que seguir, que me señales el camino que tú recorriste. Sé que mi senda es distinta, quiero llegar a ser y sentirme como tú.

         Han pasado 7 años desde que ingresé aquí, ahora no creo que sea un hombre, aunque mi cuerpo lo aparente, pero mi corazón quiere ser de otra forma, a lo mejor el de un niño, ¡quién sabe!. Mamá, te llevo dentro de él.

        Me gustaría escribirte un poema precioso, el más bonito, pero no sé.

         Te escribo esta carta, estas pequeñas cosas con toda mi alma y sé que te gustará, además todas aquellas personas que la lean, a lo mejor piensan en sus mares, y es bonito, pensar en esas personas, como tú que tienen algo de Dios y mucho de Ángel.

         Un abrazo muy fuerte, sabes que te quiero, siempre te querré.


Descargar (PDF, Desconocido)


COMENTARIOS DE LOS INTERNOS

F.C.: Lo primero que tengo que decir es la perfecta dirección y control de todo el evento, desde el principio hasta el final. Todos y cada uno de los momentos estuvieron perfectos en intervenciones, tiempo, emociones, sentimientos, etc.

Las presentaciones de los diferentes grupos fueron emocionantes, las personas se sintieron muy queridas y arropadas por todos. Fue un día muy variado con diferentes intervenciones y los asistentes se sintieron muy cómodos, atentos y emocionados de sentirse una gran familia.

La Misa estuvo perfecta y hubo algunos que se emocionaron bastante. En las intervenciones por la tarde las experiencias expuestas por algunos internos y voluntarios de Pastoral fueron muy especiales, llenas de emoción que hicieron que a algunos se les saltaran las lágrimas

He quedado impresionado por el gran número de asistentes, el lugar elegido, el seminario, tan precioso y la gran unión y cariño que hay en esta familia de Pastoral.

M.R.: Me sentí como si estuviera en libertad. La gente me acogió como si fuese de su familia, no miraban que fuéramos presos. El día fue muy bonito y hacía años que no veía a mi mare tan feliz.  Gracias por todo

R.M.: Mi valoración sobre el día del Seminario es que cómo con tan poco se puede llegar a conseguir un día  tan familiar con gentes queridas y amables.

El momento que más me gustó fue la Misa unidos todos como hermanos junto al Señor. La comida junto a gente desconocida fue fabulosa por el trato

R.F.: Es muy difícil elegir un momento especial del día pues no estoy acostumbrado a tantos gestos de cariño. Uno de los que más me gustó fue el  omento de la Misa en el que todos éramos uno y me hizo pensar mucho en mi familia pero parecía que estaban allí conmigo.

Nadie me trataba como un preso ni me preguntaron qué era lo que había hecho, al contrario, sólo había gestos de cariño y eso me llamó mucho la atención y me hizo pensar bastante que por donde yo iba, la gente se apartaba, se cogían el bolso o cambiaban de acera. Y estar con esta gente que sólo me dieran cariño me llenó muchísimo y pasé un día muy agradable

J.A.M.: Ha habido varios momentos que me han gustado, por las personas que estaban allí y que nos emocionamos con los cánticos que se hicieron en el curso de la Misa. Para mi madre y mi hermana fue una Misa muy hermosa que se emocionaron con la paz y la fe que se respiraba.

Conocí personas que me daban ánimos para seguir adelante. Estuve muy contento de estas con mi familia y salí a dar testimonio de mi paso por la cárcel y poder decirle a mi familia en público lo bien que se están portando conmigo a pesar del daño que les había causado y estaban supremocionados y contentos de lo bien que yo estaba

J.F.M.: Lo más impresionante fue la presentación de los voluntarios y me emocioné por ver a tanta gente que apuestan por nosotros y te das cuenta que hay gente buena, muy buena, y eso te da fuerzas para tirar para adelante.

R.L.: Fue un momento muy entrañable y único que siempre  quedará dentro de mí por ver a toda esa gente reunida y la felicidad que rebosaban mis padres que hacía tiempo que no se reflejaba en su rostro y que, en cambio, ahora no desaparecerá por ese amor tan grande que le tenemos al Padre Celestial, porque junto a Él toda ilusión puede cumplirse y nos mantiene unidos, cogidos de su mano y en ese día, nos unió a todos para ir por el mismo camino y encontrar esa fe que nunca nos hará estar sólos