CONVIVENCIA EN NAVAS DE SAN JUAN

BAJO EL MANTO DE LA VIRGEN DE LA ESTRELLA

IMG_2864

ÁLBUM DE FOTOS

El pasado 17 de abril, domingo, se celebró la CONVIVENCIA con la Cofradía de Ntra. Sra. de la Estrella, en Navas de San Juan.

 

La primera parada fue en Baeza, donde nos esperaba el tren turístico para darnos un paseo por la zona monumental. Después pasamos a desayunar churros a la terraza de una céntrica cafetería.

De Baeza salimos para Navas de San Juan, más exactamente al Llano de la Virgen de la Estrella; allí nos acogió la Junta Directiva de la Cofradía, el párroco y otros amigos en la puerta de la ermita, después de una breve presentación, la Hermana Mayor nos invitó a pasar al Santuario y nos fue imponiendo a cada uno un estadal, en un momento todos nos sentimos naveros cantándole a la Patrona de Navas sus mayos.

Junto a la fuente habían preparado la comida: los manteles blancos, los primeros aperitivos tapados, las bebidas frías, metidas en el congelador desde la tarde anterior, y tantos otros detalles que se nos han olvidado… Nos habían amado antes de conocernos.

La comida fue exuberante, ¡cuánto tiempo llevábamos sin probar unas chuletas, panceta, chorizos… a la brasa, recién asados, calentitos! su olor de recién hechos se nos había olvidado a algunos. Pero, sobre todo, ¡cuánto amor había sobre la mesa y alrededor de ella! Cada uno preocupado de que al otro nada le faltara. Y ¡cuánta dicha!

Para rellenar los huecos (aunque no quedaba ninguno), pasamos a tomar los postres, que habían preparado en sus casas las mujeres de la Cofradía, esa tarde ellas eran para nosotros como nuestras madres cercanas y, en algún caso, nuestras abuelas que nos insistían: “Come, hijo, come”. Alguno exclamó: “Nunca me habían tratado así”.

La sobremesa estuvo salpicada de chistes y cantos y, sobre todo, por el intercambio de nuestras sensaciones de ese día; todos fuimos hablando, la espontaneidad, la sencillez, la escucha respetuosa… consiguieron, como las brasas de la comida, que se calentaran nuestros corazones.

Para terminar, pasamos a despedirnos de la Virgen de la Estrella terminamos la visita entrelazados, cantando los mayos a la Madre de todos: LA VIRGEN DE LA ESTRELLA. 

COMENTARIOS A LA SALIDA 

Escribe unas palabras sobre algún momento del día que más te ha gustado

–Soy un preso más y aunque escribir no es mi fuerte pero quiero deciros del día tan maravilloso que hemos pasado en la compañía de unas personas muy especiales y creo estar en otro mundo con otra manera de ver las cosas.

Podría hablar mucho de todo esto pero, para mí, fueron las personas con su entrega lo mejor del día, que hay personas que creen en nosotros y eso es muy bonito y muy importante saber que confían en nosotros.

–Estuvo muy bien todo lo que vimos en Baeza con sus monumentos. Pero lo que más me gustó fue el Santuario de la Virgen de la Estrella y, sobre todo, el recibimiento que tuvimos con las personas de la Hermandad, por lo bien que se portaron con nosotros sin conocernos de nada y con el cariño que nos trataron; eso no se paga con nada y es difícil de explicar.

–Para mí, como mujer, el momento más emocionante del día fue cuando entramos a ver a la Virgen de la Estrella. También me ha gustado mucho estar rodeada de tanta gente buena y simpática como han sido todos los que han estado con nosotros.

Desde que he venido a España, nunca me había sentido tan agusto con tantas personas agradables.

–El momento que más me gustó fue el recibimiento y la despedida que tuvieron con nosotros los voluntarios de Navas porque en ambos casos vi un afecto muy real de ellos hacia nosotros los internos

En sus caras se podía que en un principio estaban deseando vernos y recibirnos con mucho amor y cortesía. En la despedida pude ver en sus caras que sentían tristeza igual que nosotros. Si Dios quiere en la romería de mayo del 2017 iré por mis medios

–Lo más importante ha sido el cariño con que te acogen ya que esto para nosotros es muy importante. He sentido una gran sensación de placer de haber pasado un día de campo, cosa muy barata, pero muy importante que no se le da valor hasta que no se pierde.

–Me gustó el trayecto que hicimos en el tren viendo los monumentos de Baeza ya que los desconocía. Y sobre todo la Ermita de la Virgen de la Estrella y el acogimiento que nos hicieron con tanto cariño.

–Lo que más me gustó fue el momento en que nos juntamos todos y expresamos lo que sentíamos porque es cuando uno valora a las personas y aprecia lo que es ser valorado por personas que te ayudan.

–Lo que más me ha gustado ha sido el recibimiento y la despedida de las personas de la Cofradía. Nos atendieron de maravilla y comimos como reyes.