VÍA CRUCIS ANTE LAS IMÁGENES DE LA PASIÓN

“UN DÍA PRECIOSO”

[nggallery id=11]

El pasado día 15 de abril hemos salido un grupo de internos de los módulos 1 y 2, junto con dos funcionarios, y dos voluntarios de Pastoral Penitenciaria, para hacer un recorrido de Semana Santa sin procesiones. Y digo que ha sido un día precioso, no sólo porque la naturaleza se ha presentado con un día espléndido de temperatura y cielo diáfano y azul, sino por todo lo vivido.

Para empezar, desde la llegada hasta la Iglesia de San Félix de Valois, hemos dado un largo y bonito paseo por el Gran Eje. En la Iglesia nos esperaban miembros de la Cofradía de la Jesús Salvador en su Santa Cena y María Santísima de la Caridad , que con gran cariño y amabilidad nos recibieron con un desayuno de café y churros. Luego, en la iglesia, tras largas y completas explicaciones, vimos de cerca cómo son los pasos de Semana Santa (Santa Cena y María Santísima), y para mejor contemplarlos nos subieron hasta el coro. Nuestro sincero agradecimiento.

Acabada la visita, otro largo paseo por el centro de Jaén hasta nuestra joya arquitectónica: La Catedral. Allí senos explicó tanto el templo comoel coro, las zonas altas, el museo y tres momentos de la pasión: El Cristo de la Buena Muerte, el Descendimiento de Cristo y la Virgen de las Angustias.

En la Sacristía, otra agradable sorpresa. Canal Sur estaba preparando la presentación del Icono del Santo Rostro para la jornada mundial de la juventud con el Papa. Allí, una escritora (Susana Herrera), nos dio un ejemplo de esperanza en Cristo Resucitado, basado en una tragedia familiar que nos puso el pelo de punta. ¡Qué testimonio!, y como ella dice “ la vida es de colores”.

Pero no acababan aquí las sorpresas: a la salida nos encontramos al famoso Padre Patera de Algeciras. Nos fotografiamos con él y nos contó cómo en su casa habían nacido más de 240 negritos.

¡¡¡Qué labor más hermosa hace este hombre!!!

Para completar este precioso día, de emociones y sentimientos, buena comida, buen café y mejor tertulia. Y allí se acabó “lo bueno”. A nuestra Residencia temporal sin estrellas ni tenedores; y que ésta no quite otra. Que Dios nos bendiga a todos.